Actualidad

Intervenciones como cesáreas e inducciones pueden dañar después a niños

Por si pensabas programarte para una

Parece que todas las semanas hay un nuevo estudio sobre recién nacidos y bebés. Eso no es algo malo, porque, por supuesto, cuanto más comprendamos sobre la salud infantil, mejor. Recientemente, un estudio dirigido por Western Sydney University, así como colaboradores de University Medical Center Groningen y VU Medical Center (Holanda), Flinders University, UCLAN University, Sydney University y University College Cork (Irlanda), reveló que las cesáreas e inducciones podrían dañar la salud de tu hijo después, pero el investigador principal del estudio dijo que eso no significa que las madres que necesitan intervenciones deban sentirse culpables.

El equipo detrás del estudio analizó los datos de 491,590 mujeres sanas y sus hijos que nacieron en Nueva Gales del Sur desde 2000-2008 y siguió a los niños durante sus primeros 28 días de vida y hasta cuando tenían 5 años de edad, de acuerdo con CTV News. Los investigadores descubrieron que parece haber un vínculo notable entre las intervenciones médicas, como la cesárea y la inducción, durante el parto y un mayor riesgo de problemas de salud a largo plazo en los niños.

Los investigadores querían analizar si las intervenciones quirúrgicas, como la cesárea, y las intervenciones médicas, como la inducción o el aumento del trabajo de parto, tenían un efecto en la salud de los niños tanto a corto como a largo plazo. Descubrieron que los niños nacidos a través del “parto vaginal espontáneo tenían menos problemas de salud a corto y largo plazo”, al menos en comparación con los nacidos después de las intervenciones de parto, informó CTV.

El estudio arrojó que los bebés nacidos por cesárea tenían tasas más altas de hipotermia después del nacimiento. Los resultados del estudio, publicado en la revista Birth on Monday, también encontraron que los bebés nacidos por cesárea son más susceptibles a trastornos como diabetes y obesidad, y eczema a los 5 años en comparación con los nacidos por parto vaginal espontáneo.

Pero si eres una madre que considera una cesárea o que ya diste a luz de esa manera, los investigadores dejaron en claro que no debes sentirte culpable por tener a tu bebé así. La investigadora principal, la profesora Hannah Dahlen, de la Escuela de Enfermería y Partería de Western Sydney University, dijo a The Sydney Morning Herald que el estudio tenía el objetivo de “despertar esfuerzos para modificar dichos resultados para niños nacidos mediante intervenciones:

“Necesitamos comenzar a ver cuándo las mujeres necesitan intervención porque es lo mejor para los bebés y para ellas mismas”.

Los investigadores del estudio no dicen que es malo tener una cesárea cuando se trata del impacto que podría tener en la salud de tu hijo, sino que las situaciones en las que las intervenciones son necesarias y los efectos de la intervención del parto deben ser examinados más a fondo.

A menudo se requieren procedimientos como la inducción y la cesárea para garantizar que vivan tanto la madre como el bebé, y de hecho, 1 de cada 3 nacimientos es el resultado de una cesárea, informó WebMD. Definitivamente no hay vergüenza ni culpa si tu hijo ingresó al mundo con la ayuda de intervenciones médicas como las analizadas en este estudio.

Estudios como estos ayudan a investigadores y médicos a identificar las causas de problemas de salud posteriores, como obesidad o ictericia, al analizar factores como el parto vaginal versus la cesárea para comprender mejor la causa y el efecto, para no avergonzar a las madres.

Definitivamente se necesita más investigación, y no hay razón para que las madres se sientan culpables si se necesitan intervenciones de parto para ayudarlas a dar a luz de manera segura.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin