Actualidad

Estreptococos en la garganta de un bebé: ¿pueden pasarle?

Usualmente atacan a los niños más grandes

Desafortunadamente, los bebés pueden tener estreptococos en la garganta, pero puede no presentarse de la manera que lo hace con los niños mayores. El pediatra de Pensilvania, Dr. Jarrett Patton, dice que los bebés pueden infectarse con la bacteria estreptococo, pero no tienen las complicaciones severas que tienen los niños mayores. “Como resultado, los bebés no necesitan tratamiento con antibióticos para la exposición a la faringitis estreptocócica”.

Gina Posner, MD, pediatra en MemorialCare Orange Coast Medical Center dice que todos pueden tener estreptococos en la garganta, pero por lo general no se prueba o trata si el niño es menor de 3 años. Ella dice que esto es porque con los bebés, la faringitis estreptocócica a menudo se resuelve por sí sola y existe un riesgo bajo de que cause fiebre reumática. “A menudo, voy a probar si un niño es sintomático y tiene un hermano con estreptococo, porque lo veo reduciendo la cantidad de tiempo que son miserables si reciben antibióticos”. Pero la realidad es que estos bebés realmente no necesitan ser tratados.

Entonces, ¿qué es exactamente la faringitis estreptocócica y cómo los niños la padecen? Según la Clínica Mayo, la faringitis estreptocócica es una infección bacteriana causada por la bacteria Streptococcus del grupo A que puede diseminarse e infectar las amígdalas, el oído medio, los senos paranasales, la piel y la sangre.

Esta bacteria es altamente contagiosa y puede transmitirse a través de gotitas suspendidas en el aire, como un estornudo, tos o superficies tocadas por una persona infectada que no se lavó las manos después de limpiarse la nariz o meterse las manos en la boca. La Clínica Mayo mencionó que la faringitis estreptocócica se presenta con mayor frecuencia a fines del otoño y principios de la primavera (aunque puede ocurrir en cualquier momento) y se observa con mayor frecuencia en niños pequeños y en lugares donde las personas permanecen muy cerca unas de otras.

Los síntomas de faringitis estreptocócica en niños mayores, explicó New Kids Center, pueden ser más severos que en los bebés, pero los bebés con faringitis por estreptococo todavía pueden presentar algunos síntomas leves, como dificultad para tragar leche y un estado general de irritabilidad durante el día. El artículo señaló que los bebés y niños pequeños con estreptococo también pueden tener fiebre, secreción nasal espesa o sanguinolenta, falta de apetito, inflamación de las glándulas del cuello o una erupción de escarlatina. La erupción de fiebre escarlata, por lo general aparece como manchas rojas en la cara y las manos, pero también puede aparecer en el cuello, las piernas y el tronco del cuerpo.

Si ves señales de estreptococos en tu bebé, definitivamente dirígete al consultorio del médico. Es probable que el pediatra limpie la garganta del bebé con lo que parece una punta Q larga para detectar la bacteria del estreptococo. New Kids Center señaló que si el cultivo de la garganta de tu bebé indica la presencia de bacterias estreptococos, su médico podrá recetarle un tratamiento con antibióticos. También puedes utilizar un humidificador en su habitación para facilitar la respiración en la garganta y administrarle paracetamol para el dolor, con el consentimiento del pediatra.

Afortunadamente, los bebés no están expuestos a tantas superficies como los niños mayores, por lo que puede ser más fácil tomar medidas preventivas con ellos. Solo asegúrate de que los niños o hermanos infectados no estornuden o tosan cerca del bebé y que sus objetos personales se manipulen con manos limpias y libres de gérmenes.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin