Actualidad

Cosas que jamás debes hacer para inducir el parto

Por si ya estás desesperada

Cuando se acerca su fecha de parto, muchas mamás intentarán casi cualquier cosa para sacar a ese bebé. Pero esto no significa que todas las técnicas de inducción sean seguras y efectivas. Conocer las cosas que nunca debes hacer para inducir el parto te ahorrará incomodidades innecesarias. Para obtener más información, te presentamos la opinión de la educadora de parto Maryanne Higgins de Barefoot Baby’s y del Dr. Britton Crigler, OB-GYN certificado por la junta, de los Especialistas en Salud de Mujeres Cherokee.

En lo que respecta a las técnicas de inducción del trabajo de parto, el aceite de ricino es potencialmente terrible tanto para la madre como para el bebé. “Si se usa mucho y se toma con demasiada frecuencia, esto puede causar que su bebé tenga su primera evacuación intestinal antes del nacimiento”, dice Higgins. “Esto puede ser muy problemático para el bebé si se ingiere”. Este viejo método de inducir trabajo es mejor dejarlo en el pasado.

De hecho, tomar aceite de ricino puede provocar diarrea, deshidratación e incluso desequilibrio electrolítico, explica Crigler. Ninguna de esas complicaciones hace que la entrega sea fácil o cómoda: “Una paciente embarazada que vino después de tomar aceite de ricino estaba tratando de hacer que su trabajo de parto fuera más rápido, pero en realidad puso a su bebé en riesgo por la diarrea y la deshidratación. La deshidratación puede provocar contracciones, pero no ayudará a comenzar el parto real. Fue una entrega bastante complicada”. Así que, aunque hayas escuchado que este líquido es un atajo para el trabajo de parto, en realidad es solo un camino hacia la miseria.

Otra cosa que nunca debes usar para inducir el parto es el cohosh negro. Una parte de la familia de los ranúnculos, el cohosh negro es una planta perenne que a veces se utiliza con fines medicinales, según lo explicado por los Institutos Nacionales de Salud. Aunque el suplemento se usa con frecuencia para problemas reproductivos femeninos, no se recomienda su uso como inductor laboral. Como dice Crigler, tomar cohosh negro se asocia con sangrado posparto. Debido a que las mujeres ya sufren de esto (loquios), después del parto, esta pérdida adicional de sangre puede ser problemática.

Además, un estudio en The Canadian Journal of Clinical Pharmacology determinó que tomar cohosh negro en cualquier momento del embarazo puede no ser aconsejable porque la sustancia necesita un estudio más riguroso para determinar su seguridad. Aunque puede tener propiedades medicinales beneficiosas, las mujeres embarazadas no deben consumirlo

Otras supuestas técnicas para inducir el parto no son necesariamente peligrosas, pero pueden ser ineficaces. Como explica Crigler, ver películas de terror, comer berenjenas picantes o someterse a acupresión no necesariamente inducirá el trabajo de parto, pero estas actividades tampoco te harán daño. Las películas de miedo pueden proporcionar una distracción y la acupresión puede ayudarte a relajarte, lo cual siempre es algo grandioso al final del embarazo.

“¡Las últimas semanas de embarazo pueden ser muy incómodas! No hay una buena forma de evitar la espera “, dice Crigler.” Pero dejo que mis pacientes conozcan algunos trucos que a veces pueden ayudar, ¡eso incluye sexo y baile!” En realidad, ambos expertos recomiendan sexo. “En los espermatozoides hay una prostaglandina natural que puede hacer que el cuello uterino se ablande, permitiendo que comience el proceso”, dice Higgins.

Además, bailar con rotaciones de cadera puede ayudar al bebé a involucrar la pelvis, ejerciendo presión sobre el cuello uterino para que se dilate, como lo explica más adelante Crigler.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin