A través de EFE se confirmó la presencia de una bacteria, Citrobacter la cual fue ubicada en un grifo de agua para limpiar biberones en la unidad de cuidados intensivos del Hospital de la Mujer y el Niño de Verona en Italia.

En este hospital han muerto cuatro bebés y al menos 96 afectados por la bacteria que aparentemente se encontraba desde 2018 hasta este año.

Se confirmó la presencia de la bacteria, luego de que padres denunciarán al hospital y a esta conclusión llegaron dos comisiones designadas por la región de Veneto. Es probable que la bacteria se desarrolló por la falta de higiene en el grifo y algunos afirman que el personal utilizó el agua de la llave en lugar del agua esterilizada.

“La región y el hospital se encuentran a disposición de las autoridades investigadoras en todos los aspectos”, explicó el presidente de la Región de Veneto, Luca Zaia y esto ha alertado a la población.

View this post on Instagram

A post shared by Alexandra (@alex_drama_) on

La bacteria Citrobacter, provoca infecciones en las vías urinarias, afecta directamente al cerebro y suele dañar  a todo el órgano, algo que sucedió a dos de los niños que murieron.

Con información de EFE