Desde que comenzó la pandemia por el coronavirus han existido muchos cambios en la información que las instituciones de salud publican y aunque mediados de marzo el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) informó que si una mujer está embarazada y es diagnosticada positiva al COVID-19, no podía transmitirse de madre al feto, esta semana médicos franceses informaron el primer caso confirmado de contagio intrauterino.

El estudio fue publicado este martes en la revista Nature Communications, en la publicación se informó que el bebé nacido en marzo sufría síntomas neurológicos que se vinculaban con la enfermedad.

Fue el principal autor del estudio, el doctor De Luca, del hospital Antoine Beclere de Clamart el que detalló el contagio: “Hemos demostrado que la transmisión de madre a feto es posible a través de la placenta durante las últimas semanas de embarazo”.

Los médicos involucrados realizaron este estudio con una madre joven, quien dio a luz por medio de una cesárea la cual permitió tomar todas las muestras de los potenciales del virus y la carga más elevada se encontró en la placenta la cual pasó a través del cordón umbilical del bebé.

Después de 24 horas de nacido, el bebé presentó síntomas severos, tales como rigidez en extremidades y lesiones en el sistema nervioso cerebral, pero desaparecieron poco a poco.

El doctor De Luca detalló que se debe “analizar la sangre materna, el líquido amniótico, la sangre del recién nacido y la placenta”, añadió que aunque “la mala noticia es que puede producirse, la buena es que es raro”.