Actualidad

¿Por qué los niños siempre quieren sentarse con sus mamás?

Usualmente son más apegados a ellas

El fenómeno de que los niños siempre quieran sentarse con sus madres se limita principalmente a situaciones en las que las madres son las encargadas del cuidado predominante en el hogar, según una investigación publicada en el American Journal of Perinatology. Y comienza desde el principio.

El diario señaló que esos primeros meses de vida son fundamentales para formar vínculos de confianza entre la madre y el niño, y dado que la madre suele ser la principal encargada durante esos primeros días, se establece en el cerebro la preferencia que los niños tienen por sus madres. No es que no estén apegados a su otro padre, es solo que no han tenido el mismo tipo de exposición prolongada a su otro padre que a su madre.

Esta interacción madre-hijo es un ejemplo de lo que los investigadores denominan “sincronía”, según PlosOne. Ellos escribieron que “sincronía describe el intrincado ‘baile'” que “se basa en la familiaridad con el repertorio conductual y los ritmos de interacción del compañero”. Y que es un ejemplo de la naturaleza especial de este “intercambio interpersonal que está claramente separado de la corriente de la vida cotidiana”. Lo que significa que, incluso si tu esposo está solo en la cama, y ​​tú duermes en donde te hayas quedado dormida, tu hijo escogerá donde estás tú.

Y en realidad es algo realmente bueno. Los investigadores publicaron en el Journal of Child and Family Studies que este tipo de vínculo madre-hijo enseña a los niños lo que se conoce como “comportamiento prosocial”. Los comportamientos prosociales son aquellos que se considerarían “altruistas” o de ayuda. La cercanía que muestran madres y niños ayuda a los niños en su propio crecimiento emocional. La revista escribió que hay “un vínculo positivo entre la calidad de las relaciones con los cuidadores tempranos y el comportamiento prosocial de los niños”.

Debido a que ven que te preocupas, aprenden a ser más afectuosos, y dependen de ti al ser generosos al acurrucarse y sentarse junto a ti y chupar toda tu energía.

El Dr. Allen Wahl, neurólogo de posgrado de Brooklyn, Nueva York, explica más por qué tus hijos se desviven por sentarse en tu regazo en lugar de hacerlo con su otro padre. Él señala: “Las madres siguen siendo las principales encargadas de la atención en la mayoría de las casas”. Él señala que debido a que las madres son las que generalmente hacen el trabajo emocional y cuidan a los niños, ellos se sentirán naturalmente atraídos por esa sensación de comodidad y seguridad.

Si bien es increíblemente molesto a veces ser básicamente el gimnasio de los niños, es bonito saber que podemos proporcionar ese lugar amoroso y suave para que aterricen nuestros hijos. Claro, hay veces que preferiríamos no asumir el lugar del sofá, el columpio y la cama, pero la mayoría de las veces da alegría que te elijan para acurrucarse.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin