Actualidad

Mujeres con preeclampsia pueden bañarse con sales de Epsom

No afecta su presión alta

Los músculos de una mujer embarazada pueden doler. Y cuando un atleta se queja de dolor muscular, se le aconseja tomar un baño y agregar sales de Epsom, o sulfato de magnesio, al agua. Y hace poco se descubrió que este tratamiento también funciona en mujeres embarazadas. Pero, ¿y si estás embarazada y con presión arterial alta? ¿Es seguro usar estas sales?

La Dra. Sherry A. Ross, obstetra y ginecóloga en California y autora del libro She -ology: The Definitive Guide to Women’s Intimate Health Period, dice que: “Si le han diagnosticado hipertensión inducida por el embarazo u otras complicaciones del embarazo, es seguro tomar baños de sales de Epsom durante el embarazo”. La Dra. Ross dice que estos baños de sal existen desde hace siglos y se han usado para calmar dolores musculares en mujeres, ya sea que estén o no embarazadas.

Sin embargo, la única cosa de la que tienes que preocuparte antes de arrastrarte a la bañera es la temperatura. Al igual que con cualquier baño durante el embarazo, ten cuidado de no “calentar demasiado el baño ni remojarte demasiado tiempo, ya que puede elevar la temperatura central de la mujer”, advierte Deena Blumenfeld, educadora de parto y propietaria de Shining Light, una compañía que ayuda a las mujeres embarazadas con la educación para el parto, servicios de doula y clases de yoga. Tanto la Dra. Ross como Blumenfeld advierten que las mujeres embarazadas nunca deben ingerir sales de Epsom durante el embarazo.

Los baños de sal de Epsom pueden ser sorprendentes de muchas maneras. Sus orígenes se remontan a Epsom, Inglaterra, donde se encontró el mineral de sulfato de magnesio burbujeando desde una fuente subterránea en el siglo XVII, según Apartment Therapy. Cuando bebieron el agua, encontraron sabor amargo, pero también que era un gran laxante . Con el paso de los años, la gente comenzó a poner las sales en los baños y notó un aumento en su capacidad para relajarse.

Michelle Crafton, una enfermera obstetra y copropietaria de Tots To Bottoms, una compañía de preparación para el parto, la lactancia y el recién nacido, dice que a menudo recomienda baños relajantes a las mujeres embarazadas, pero existen algunos riesgos a tener en cuenta.

“Los baños antes de acostarse podrían ser beneficiosos, especialmente para las mujeres embarazadas que no duermen bien debido a los posibles dolores del embarazo, y un descanso adecuado podría ayudar a reducir la presión arterial alta”, dice Crafton. “La sal de Epsom puede disminuir la inflamación y la hinchazón, pero recomiendo a las madres que consulten con su obstetra o partera sobre la frecuencia y duración del baño y cualquier preocupación de seguridad específica para el manejo de su hipertensión. Quizá exista la ‘intoxicación por sal en el baño’ con sobreexposición y esto podría afectar la función renal, y por eso deben consultar con su médico”.

Los baños de sal de Epsom son una excelente manera de relajarse, y en su mayor parte, son seguros para usar durante el embarazo. Ahora, lo único que debes hacer es escabullirte y encontrar unos minutos tranquilos para disfrutarlos.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin