Actualidad

Mamás saludables tienen poca posibilidad de tener hijos obesos

¡O al menos los ayudan más!

Los investigadores informan que los niños cuyas madres siguen prácticas de vida saludables tienen menos probabilidades de ser obesos que los hijos de madres menos sanas.

“Vivir un estilo de vida saludable no solo puede ayudar a los adultos a mejorar su salud y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, sino que también puede ejercer beneficios en la salud de sus hijos”, dijo a Reuters el doctor Qi Sun de la Facultad de Salud Pública TH Chan de Harvard.

Las madres tienen una influencia poderosa sobre las opciones de estilo de vida de sus hijos, pero se desconoce si los patrones de estilo de vida saludables en las madres influyen en el desarrollo de la obesidad en sus hijos.

El equipo del Dr. Sun utilizó información del Estudio de Salud de Enfermeras II y Growing Up Today para aclarar la asociación entre el estilo de vida de la madre durante la infancia y la adolescencia de su descendencia y su riesgo de obesidad entre las edades de 9 y 18 años.

En particular, los investigadores consideraron cinco factores de estilo de vida de bajo riesgo: dieta saludable, índice de masa corporal en el rango normal, no fumar, consumo de alcohol ligero a moderado e involucrarse en actividad física moderada o vigorosa durante al menos 150 minutos por semana.

Individualmente, cada factor de estilo de vida materno, excepto la dieta saludable, se asoció con un riesgo significativamente menor de obesidad en la descendencia, informaron los autores en BMJ.

El riesgo de obesidad en la descendencia disminuía con cada factor de estilo de vida adicional en las madres, de modo que los hijos de mujeres que seguían tres comportamientos de bajo riesgo (dieta saludable, actividad física y consumo de alcohol ligero a moderado) tenían un 23% menos de probabilidades de ser obesos, en comparación con los niños cuyas madres no tenían ningún factor de bajo riesgo.

Los hijos de madres que tenían los cinco factores de bajo riesgo tenían un 75% menos de probabilidad de ser obesos que los hijos de madres que no tenían ninguno de los factores de estilo de vida de bajo riesgo.

El estilo de vida saludable de las madres no necesariamente se tradujo en estilos de vida saludables para niños en este estudio, pero cuando lo hicieron, los descendientes tenían un riesgo 82% menor de ser obesos, en comparación con cuando las madres y los niños tenían estilos de vida de alto riesgo.

“Este estudio sugiere que las madres, al llevar prácticas de vida saludables y así crear un ‘ambiente’ saludable para sus hijos, pueden ayudar a frenar el riesgo de obesidad infantil”, dijo el Dr. Sun.

“Las madres y los padres, en general, deberían considerar mejorar su estilo de vida desde el principio para mantener una buena salud para ellos y para la próxima generación”, dijo.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin