Actualidad

¿Cuándo le puedes dar mantequilla de maní a tus hijos?

Tiene pros y contras

Como resultado, la mantequilla de maní a menudo aparece como uno de los peligros de asfixia más peligrosos por la Academia Americana de Pediatría (AAP). Se debe al hecho de que es tan pegajosa y espesa que es difícil de tragar correctamente y puede alojarse en la garganta, bloqueando las vías respiratorias.

Lo mismo ocurre con los cacahuates enteros, que aparentemente tienen el tamaño y forma perfectos para inhalar accidentalmente al comerlos. La AAP sugirió que los padres diluyan la mantequilla de maní con un líquido, o que la introduzcan en forma de hojaldre al principio, cuando el bebé pruebe por primera vez los sólidos. Al introducir mantequilla de maní gruesa, es mejor esperar hasta que sean más hábiles para comer, dependiendo de cada niño. La AAP señaló que trozos de mantequilla de maní y cacahuates enteros no deben darse a niños menores de 4 años.

Afortunadamente, la ciencia ya no está preocupada por la introducción temprana de la mantequilla de maní que causa alergias, borrando de la mente un gran riesgo de ésta Debido a que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), la ciencia ha descubierto que la introducción temprana (como en los primeros alimentos al principio) en realidad alienta a las alergias a no desarrollarse. Sin embargo, no mejora el reflejo nauseoso.

La patóloga del habla y terapeuta de alimentación de niños, Alex Kendrick, dice que hay muchas cosas para dar esta comida, que dependen del niño: “Trozos de mantequilla de maní o mantequilla de maní en pan blando pueden formar una bola de comida que puede pegarse en la garganta de su bebé”. Ella sugiere que una vez que tu hijo sea un comedor experto que pueda masticar y tragar alimentos fácilmente, consideres pequeñas cantidades de esta mantequilla en alimentos crujientes.

“Extender una fina capa de mantequilla de maní, sobre una galleta, una tostada o una oblea, es probablemente la forma más segura de acostumbrar a tu niño a la sensación extraña de la boca”.

Kendrick también señala que a tu hijo nunca se le debe dar cacahuates enteros o mantequilla de maní crujiente porque puede haber trozos más grandes en esa preparación que pueden ser peligrosos. Así que aunque no es tan peligrosa como antes se pensaba por las alergias, sí es de considerarse debido a su textura y el tamaño de sus pedazos de cacahuates. ¡Mejor espera un poco antes de darla!

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin