Actualidad

¿Cómo tratar las quemaduras solares en tus hijos?

Hay formas seguras y sencillas

Al igual que jugar al aire libre en invierno significa estornudos y dolores de garganta, el verano tiene sus propios peligros, entre ellos las quemaduras solares. Incluso los padres que nunca salen de la casa sin SPF 50, un sombrero de ala ancha y la mejor sombrilla, alguna vez vivirán ver a su pequeño tostado, porque el sol es así de astuto. Entonces, ¿cómo debes tratar las quemaduras solares de tu hijo para que se sienta mejor rápido?

Una de las razones por las que es tan fácil que los niños se quemen incluso cuando tratas de tener cuidado es que a veces ni siquiera puedes notar que se están quemando hasta que sea demasiado tarde. El enrojecimiento, el dolor y la hinchazón de una quemadura solar no siempre comienzan a aparecer hasta unas cuatro horas después de haber estado expuesto al sol, según el Seattle Children’s Hospital, incluso en días nublados.

Los síntomas alcanzarán el punto máximo alrededor de las 24 horas y comenzarán a disminuir luego de 48 horas. La buena noticia es que la mayoría de las quemaduras solares se pueden tratar en casa. Pero hay excepciones: para un bebé menor de un año, las quemaduras solares siempre deben tratarse como una emergencia, advierte la Skin Cancer Foundation. Para niños de un año o más, consulta al pediatra si presentan dolor severo, ampollas, letargo o fiebre de más de 38 grados.

Suponiendo que la quemadura de tu hijo es lo suficientemente leve como para que puedas manejarla sola, lo primero que debes hacer es ayudar a tu hijo a sentirse más fresco. Es por eso que antes que nada, sácalo del sol y ponlo en la sombra.

“Permanecer bajo el sol empeorará las cosas y una quemadura de sol puede poner a los niños en riesgo de agotamiento por calor o incluso golpe de calor”, agregó el Dr. McCarthy.

Una vez que esté fuera del sol, un baño o ducha fría puede calmar las quemaduras solares (omite el jabón, que puede secarse) o incluso toallas frías y húmedas colocadas en la frente, la espalda o cualquier otra área afectada (solo asegúrate de cambiar las toallas a medida que se calientan).

Dado que las quemaduras solares son una reacción inflamatoria de la piel, el ibuprofeno (un antiinflamatorio) puede ayudar a bloquear esta reacción, como explicó el Hospital de Niños de Seattle. El ibuprofeno, un antiinflamatorio, ayudará a reducir el enrojecimiento y la hinchazón, pero debe comenzar temprano: “Si crees que tu hijo tomó demasiado sol, comienza con ibuprofeno. Dale tres veces al día durante dos días”. Mientras lo tome, asegúrate que beba mucha agua.

Desde una perspectiva actual, el gel de aloe vera puede ayudar a quitar parte de la picadura, según la Academia Estadounidense de Dermatología. Incluso puedes usarlo directamente de la planta si tienes una. Pero aléjate de cualquier loción con petróleo, benzocaína o lidocaína (el petróleo atrapa el calor en la piel, mientras que la benzocaína y la lidocaína pueden ser irritantes).

¿Qué hacer si la quemadura de tu niño se ampolla? La piel con ampollas está en riesgo de infectarse, por lo que debes llamar al médico. Pero hagas lo que hagas, no rompas las ampollas (evitan que las bacterias entren en el cuerpo de tu hijo), y si se rompen solas, mantenlas tapadas.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin