Actualidad

¿Tu hijo es berrinchudo? Señales de que no tienes de que preocuparte

Es más normal de lo que parece

Los niños son impredecibles. ¿Están hambrientos o cansados? ¿Están frustrados o tristes? ¿Buscan atención o necesitan estar solos? Averiguar qué gran sentimiento expresan lleva tiempo y a veces te preguntas “¿Mi hijo es un berrinchudo?”

Como madre, es fácil asumir lo peor cuando descifras los sentimientos y acciones de tus hijos y cómo pueden afectar su futuro. Pero la verdad es que los niños son niños. Es normal que un niño sea berrinchudo y no necesariamente significa que tiene algún tipo de problema de ira o conducta. Los niños pequeños van a tirar juguetes y escupir, a veces golpear, y eso no significa que estén destinados a atacar por el resto de sus vidas.

Prestar atención a las acciones de tus hijos es importante, sin duda, y si te preocupa mucho, siempre es mejor hablar con un profesional de atención médica de confianza. Después de todo, para eso están allí. Pero si tu hijo hace lo siguiente, es probable que no sea berrinchudo de una manera que debería preocuparte. Solo está siendo niño.

Tu hijo culpa a otros por sus acciones:
¿Qué niño no va a querer culpar, por ejemplo, al gato por ese desastre en el piso? ¿O a su hermano por una copa rota? El Dr. Gary Oliver, Ph.D., escribió una prueba para iMom que ayuda a los padres a clasificar el enojo de sus hijos a través de ciertos rasgos de comportamiento. En la parte superior de la lista se culpa a otras personas por sus propias acciones. Si tu hijo hace esto parte del tiempo, pero no siempre de acuerdo con la prueba del Dr. Oliver, es de lo más normal.

Tu hijo hace berrinches:
Según Understood.org, “la mayoría de los niños tienen rabietas ocasionales o crisis”. De hecho, de acuerdo con Kid’s Health, las rabietas son comunes en niñas y niños de 1 a 3 años, y pueden variar en severidad. Por lo tanto, si tu hijo patea y grita, considéralo un comportamiento normal. Kid’s Health te aconseja que te comuniques con un médico si los berrinches son más frecuentes, intensos o duran más de lo normal.

Tu hijo ataca o es desafiante:
Según Understood.org, los niños “a veces pueden arremeter si están frustrados”. Un niño va a sentir un montón de emociones que no siempre sabe cómo articular de una manera beneficiosa o útil, y se produce un ataque irracional. Pero es normal, siempre y cuando tu hijo no esté atacando a una edad que no es apropiada (7 u 8), y su comportamiento no es peligroso para sí mismo o para los demás. También poner a prueba los límites y la autoridad para cuestionar es parte del crecimiento, y es ciertamente un desarrollo normal para los niños (especialmente para los niños pequeños).

Tu hijo es “contestón”:
Resulta que contestar es perfectamente normal. Según el Dr. Sears, “entre los siete y 10 años de edad, parte del desarrollo normal de un niño es proteger sus intereses. Están desarrollando un sentido de imparcialidad. Cualquier comentario o pedido suyo que sea percibido por ellos como injusto, los hará ponerse naturalmente a la defensiva “. Si su hijo es pequeño y está aprendiendo a formar sus propias opiniones, lo más probable es que se proteja respondiéndote.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin