Actualidad

¿Qué es el ahogamiento seco y cuáles son sus síntomas?

Vale la pena saberlo en época de verano

Como es temporada de piscina y playa, todos deberíamos estar al tanto del ahogamiento secundario y ahogamiento seco y la diferencia entre los dos.

El ahogamiento secundario ocurre cuando el agua ingresa a los pulmones y hace que se acumule líquido durante un período de aproximadamente 24 horas; ahogamiento seco es cuando tienes agua en tus cuerdas vocales, lo que hace que éstas sufran espasmos y te corten las vías respiratorias, explicó WebMd. Ahogarte en seco es algo que notarías poco después del incidente de inhalación de agua, en lugar de las horas siguientes, y ambos son muy raros. “Constituyen solo el 1-2% de todos los ahogamientos”, dijo el pediatra James Orlowski, del Florida Hospital a WebMD.

Tanto el ahogamiento secundario como el seco involucran a tu hijo inhalando agua a través de su boca o nariz. Si tu hijo inhaló una gran cantidad de agua o tuvo una experiencia de ahogo cercano en la piscina, el lago o el océano, comenzarás a ver signos de un ahogamiento seco o “síndrome posterior a la inmersión”, como lo denominan los médicos, poco después, dijo Healthline.

Healthline también informó que si tu hijo tiene dificultad para respirar o hablar, comportamiento inusual, tos, dolor en el pecho o una caída en los niveles de energía después de un incidente de ahogo, un profesional médico debe evaluarlo y asegurarse de que no sufre ahogamiento seco.

También querrás observar esos mismos síntomas en las horas posteriores a que tu hijo haya inhalado una gran cantidad de agua o casi se haya ahogado. En una entrevista con la American Osteopathic Association (AOA), el Dr. Mark A. Mitchell explicó: “Muchos padres no reconocen los signos de un retraso en el ahogamiento porque creen que su hijo está cansado o exhausto después de un largo día de natación”.

Ahogamiento seco y ahogamiento secundario pueden ser fatales. La prevención de los incidentes de ahogamiento es la mejor manera de prevenir el ahogamiento seco o secundario en primer lugar. El AOA recomendó enseñarles a tus hijos seguridad en el agua, incluyendo solo nadar donde hay salvavidas presentes y nunca dejar que los niños naden solos. Estas tácticas pueden ayudar a evitar el ahogamiento activo y el ahogo demorado.

Los términos ahogamiento seco y ahogamiento secundario pueden ser controvertidos. La experta en seguridad hídrica, la Dra. Linda Quan, explicó en una entrevista con la Cruz Roja que los términos son médicamente inexactos y pueden llevar a los padres a creer que sus hijos podrían desarrollar síntomas de ahogo repentinamente, días o semanas después de un incidente con agua. “La Organización Mundial de la Salud, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Cruz Roja Americana, desalientan el uso de estos términos porque son imprecisos. Las muertes por ahogamiento no ocurren debido al deterioro inesperado de la condición de una persona días o semanas después sin síntomas previos. Es muy poco probable que nuevos síntomas que se desarrollan después se relacionen con el episodio de ahogamiento”.

Pero es importante comprender las diferencias entre ambos tipos de dificultad respiratoria que pueden ocurrir tras un incidente acuático, para que puedas observar signos en horas posteriores.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin