Actualidad

La crianza helicóptero afecta negativamente a tus hijos para siempre

¡No estés siempre detrás de ellos!

Hay muchas formas diferentes de vivir la crianza de los hijos. ¿Serás una madre de apego? ¿Permisivo, estricta, relajada, helicóptero o tigre? Si bien la mayoría somos probablemente una combinación de estos enfoques, lo más probable es que muchos nos podamos identificar más con uno o dos en particular. Y uno de los estilos más criticados es el de ser una mamá helicóptero y según un nuevo estudio, la crianza helicóptero podría afectar negativamente a tu hijo de varias maneras más adelante en la vida.

Para el nuevo estudio, publicado por la Asociación Americana de Psicología, los investigadores siguieron a 422 niños en un lapso de ocho años, evaluándolos a las edades de 2, 5 y 10 años, de acuerdo con Science Daily. Analizaron varios componentes: respuestas informadas por los maestros, autoinformes de niños a los 10 años y observaciones de las interacciones entre padres e hijos. Durante estas observaciones, se les pidió a los padres y a los niños jugar como lo harían en casa mientras los investigadores tomaban notas.

“El comportamiento de crianza helicóptero que vimos incluía padres que constantemente guiaban a sus hijos diciéndoles con qué jugar, cómo jugar con un juguete, cómo limpiar después de jugar y ser demasiado estrictos o exigentes”, Dra. Nicole B. Perry, autora principal del estudio, explicó en un comunicado de prensa. “Los niños reaccionaron de varias maneras: algunos se pusieron desafiantes, otros fueron apáticos y otros mostraron frustración”.

Los investigadores finalmente descubrieron que la crianza helicóptero cuando un niño tenía 2 años se asoció con una peor regulación conductual y emocional a los 5 años, según The Guardian. Cuanto mejor era la regulación emocional de un niño a los 5 años, menor era la probabilidad de tener problemas emocionales/mayor probabilidad de tener mejores habilidades sociales y ser más productivo en la escuela a los 10 años. Y a los 10 años, niños que tenían mejor impulso eran menos probables de tener problemas emocionales/sociales y más probables de ser buenos estudiantes.

Perry dijo en el comunicado de prensa de los hallazgos del estudio:

“Nuestra investigación mostró que los niños con padres helicópteros pueden ser menos capaces de lidiar con las desafiantes demandas de crecer, especialmente con la navegación en el complejo entorno escolar. Los niños que no pueden regular sus emociones y comportamiento de manera efectiva son más propensos a tener más dificultades para hacer amigos y luchar en la escuela”.

Entonces, ¿qué deberían hacer los padres de helicópteros en su lugar? Hablar con los niños sobre sus emociones, incluyendo qué comportamientos pueden surgir como resultado de ciertos sentimientos y sus consecuencias, explicó Perry en el comunicado de prensa. Los padres pueden dar un paso más al ayudar a sus hijos a descubrir estrategias de afrontamiento positivas para estos sentimientos, como ejercicios de respiración, tiempo a solas en un área tranquila y música.

“En general, intervenir y hacer por un niño lo que el niño debería estar haciendo por sí mismo, es negativo”, dijo Larry Nelson, profesor de vida familiar en la Universidad Brigham Young: “Independientemente de la forma de control, es dañino en este período de tiempo”.

Debido a que queremos proteger a nuestros hijos del fracaso, estudios como este muestran la importancia de no acudir al rescate de forma inmediata todo el tiempo.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin