Actualidad

Es bueno para los niños hacer tareas domésticas desde los 3 años

¡Que te ayuden en casa los beneficiará!

Según una investigación realizada por la Universidad de Mississippi, hacer que tus hijos realicen tareas domésticas a partir de los 3 o 4 años cambia drásticamente su comportamiento y orienta su desarrollo. La investigación muestra que los niños que reciben tareas domésticas desde una edad temprana están mejor preparados académicamente, físicamente e incluso profesionalmente más adelante en la vida, según The Wall Street Journal.

El estudio muestra que la rutina, la responsabilidad y el rigor de las tareas domésticas les permite comenzar a comprender las necesidades de los demás, así como lo que significa tener algo que se les exige regularmente, lo que lleva a mejores hábitos de estudio, ética de trabajo profesional y alcanzar metas personales.

La psicóloga Eileen Kennedy-Moore Ph.D. escribió para Psychology Today que los quehaceres son mucho más que simplemente limpiar paredes o limpiar el inodoro; se trata de inculcar a tu hijo el sentido del deber para sí mismo y para los demás. “Insistir en las tareas domésticas les envía a los niños el mensaje de que ser parte de una familia significa hacer cosas por el bien común”, escribió. Si bien podemos sentir la tentación de hacerlo nosotras para que se realice correctamente, no es la actitud correcta cuando se trata de tareas domésticas con niños; el valor no se limita a lograrlo.

Kennedy-Moore escribió que a pesar de cómo pueden reaccionar ante la idea de realizar tareas domésticas, los estudios muestran que los niños que las hacen son en realidad más felices que los que no las realizan.

Según la Universidad de Michigan, “la estructura y la rutina también pueden ayudar a los padres a desarrollar el autocontrol de sus hijos y, a su vez, a reducir las luchas de poder”. Eso significa que mientras más tareas se cumplan y se esperen, menor será la fricción para completar la tarea. Esto se confiere a los niños en la edad adulta al rectificar la idea de que cuando se trata de trabajo, escuela o vida, a veces vale la pena esforzarse. Esto significa que los adultos que tenían quehaceres cuando eran niños tienen menos probabilidades de posponer las cosas, están más orientados a los objetivos, y tienen mejores planes de acción para hacer las cosas.

Y no es solo el lugar de trabajo o la escuela donde verás cómo les afecta las tareas domésticas de tus hijos más adelante en la vida, sino también en sus relaciones interpersonales y gestión del tiempo. Julie Lythcott-Haims, ex decana de estudiantes de primer año y asesora de pregrado en la Universidad de Stanford, dijo a The Boston Globe: “Cuando están en un trabajo, puede haber ocasiones en las que tienen que trabajar hasta tarde, pero igual tendrán que ir al supermercado, ir de compras y lavar los platos”.

Sobra decir que las tareas que asignas probablemente no se hagan a la perfección, y tendrás que volver a hacer algunas de ellas, pero son una parte crucial del desarrollo de la niñez. Puede ser una tarea irritante supervisar los quehaceres en lugar de solo hacerlo tú, pero es un paso necesario para crecer y madurar y convertirse en un adulto funcional, por lo que definitivamente vale la pena.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin