Actualidad

¿Cómo evaluar la dilatación sin ayuda de un médico?

Sí puedes hacerlo tú sola

Durante el embarazo hay marcadores que indican el progreso del crecimiento de tu pequeño: el sonido de los latidos de su corazón, esa primera patada, el momento en que se vuelve tan grande que ya no cabe en ti. Pero también hay algunos que apuntan en la dirección de que tu pequeño esté listo para hacer su debut. Por supuesto, hay contracciones, pero escucharás hablar mucho sobre la dilatación y si te preguntas cómo ver si estás dilatada, hay algunas maneras de hacerlo.

Existe una buena posibilidad de que tu médico comience a controlar la dilatación y el borramiento de tu cuello uterino alrededor de las 36 semanas. Según la Clínica Mayo, medirán la dilatación en centímetros desde cero (sin dilatación) hasta 10 (completamente dilatado). Una vez que tu cuello uterino se borró (lo que significa que es más delgado y blando), comienza a abrirse o dilatarse.

Por supuesto, también puedes examinar tu cuello uterino por tu cuenta si estás preparada para ello. “Creo que es bueno y fortalecedor que una mujer controle su propio cuello uterino para la dilatación”, dijo la partera Gloria Lemay a Babble. “Esto no es gran ciencia”.

Sin embargo, hay algunas cosas que debes tener en cuenta si eliges hacerlo sola. Según Babble, tu cuello uterino, que se encuentra en la parte superior del canal de parto/vagina, se sentirá firme, “como la punta de su nariz” durante el embarazo. Pero una vez que comienza la dilatación, podrás deslizar fácilmente el dedo en su abertura y se sentirá como “poner el dedo entre los labios suaves y fruncidos”, señaló la publicación. Si te das una oportunidad, tal vez incluso sientas la forma de la cabeza de tu bebé a través del saco amniótico.

Y hablando del saco amniótico, es importante que no revises tu cuello uterino si tu agua se rompió para evitar riesgo de infección.

También puedes notar que unas dos semanas antes de que comience tu trabajo de parto, tu bebé caerá muy bajo en tu pelvis “que a menudo se ha descrito como la sensación de tener una bola de boliche entre las piernas”, señala Darby Morris, doula y fundadora de Sweetbay Doula. También puedes perder el tapón de moco que se parece a un montón de moco cervical. “Otros signos incluyen congestión vaginal/humedad, espectáculo sangriento, deposiciones sueltas durante uno o dos días y la ruptura de su bolsa de aguas”, dice Morris.

Tienes la opción de renunciar a los controles cervicales y, por lo tanto, evaluar la dilatación, en conjunto si eso eliges. Si tu médico insiste, entonces “pregunte por qué quiere la información y cómo podría (o no) cambiar su atención”, señaló Fit Pregnancy.

Por otro lado, Morris dice que los momentos importantes para hacerse un examen vaginal incluyen cuando evalúas qué medicamento para el dolor usar durante el trabajo de parto (si usarás uno), si hay signos de bebé en apuros, y/o patrones laborales disfuncionales.

Hay muchas maneras de verificar el progreso de tu bebé (la dilatación es uno de ellos), pero el resultado final es singular: un dulce y pequeño paquete de alegría en tus brazos.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin