Actualidad

¿Cómo decirle adiós a los protectores de pezones en la lactancia?

Muchas mujeres los usan para calmar el dolor

Amamantar no es siempre es fácil. Entre los pezones agrietados, las alimentaciones a mitad de la noche y el costo mental, puede ser mucho para que una persona lo maneje. A veces hay que ser creativa con la lactancia para que funcione, y eso puede significar un bombeo exclusivo, alimentación cronometrada o usar un pezón protector para facilitar el proceso. La idea es que estas medidas sirvan como puntos temporales durante un momento difícil, pero ¿qué sucede cuando quieres deshacerte de los protectores de pezones?

Los protectores de pezones, son aditamentos transparentes que se asientan sobre el pezón y ayudan a proteger los pezones adoloridos y fomentan un buen agarre, según KellyMom. Están hechos de silicona de grado médico y se sienten suaves y gomosos al tacto, un poco como el pezón de una botella o un chupón. Diseñados para el uso a corto plazo, el destete de los protectores de pezones puede ser un proceso complicado y requiere mucha paciencia.

Pero debido a que aumentan el riesgo de una madre de conductos obstruidos y mastitis, según Frontiers in Public Health, deben suspenderse una vez resuelto el problema inicial. Según Lansinoh, fabricante de un popular protector de pezón, las madres pueden intentar todo, desde alimentar a sus bebés con mayor frecuencia hasta expresar manualmente un poco de leche en el pezón antes de guiar al bebé hasta el pecho para alentar un mejor agarre.

Leigh Anne O’Connor, Consultora de Lactancia Certificada por la Junta Internacional (IBCLC), dice que el proceso no siempre es cortante y seco cuando se trata de destetar un protector de pezón. Primero debes evaluar realmente la preparación de tu bebé. “Cómo quitar los protectores de pezones depende de por qué se introdujeron en primer lugar”, dice O’Connor. “En términos generales, animo a las madres a que intenten quitarse el protector del pezón una vez que amamantar con el escudo funciona bien y se resuelven los problemas que lo rodean”.

Según la también asesora de lactancia, Anne Smith, hay varias estrategias que puedes emplear. Ella escribió en The Badass Breastfeeder que puedes comenzar con el objetivo de “proporcionar mucho contacto piel con piel” metiendo a tu bebé en un “estilo canguro”. Ella notó que otro método sólido para alejarte de los protectores es “comenzar a alimentarlo con el escudo, luego deslizarlo y ofrecerle el pezón después de que la leche haya bajado, la plenitud inicial de los senos disminuya, y él tenga un poco de leche en el pecho. Esto le da a su bebé una sensación de saciedad pacífica que lo alivia para que esté más relajado cuando llega el momento de comer”.

Pero debes ser consistente, y O’Connor dice que la repetición es la clave. “Las aliento a tratar de ofrecer el pecho al menos una vez al día”, recomienda. Pero va a requerir mucha paciencia, y es posible que necesites buscar la ayuda de un especialista en lactancia o del pediatra. Pero no te estreses. Los bebés (y las mamás) aprenden todo esto en su propio tiempo, por lo que si no ocurre de la noche a la mañana, no es un gran problema.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin