Actualidad

Signos de que a tu mascota no le agrada mucho tu bebé

Hay cosas que puedes hacer al respecto

Las mascotas y los bebés parecen lo más bello del mundo, pero no siempre es así. Si has tenido una mascota querida por un tiempo, sabes cuán leales son a ti. Y como parte oficial de la familia, probablemente sientan que es su deber manejar las cosas en la casa. Entonces, ¿todo el asunto de “tener un bebé”? Sí, podría ser un problema para ellos. De hecho, puede haber algunas señales sutiles de que tu mascota resiente a tu bebé.

Aunque la mayoría de las mascotas aprenden a llevarse bien con los bebés, hay casos donde se tiene que recurrir a la adopción. Al final, y al igual que  con los recién nacidos, depende de tu mascota. Entonces, con eso en mente, aquí hay algunos signos de que tu mascota está albergando un resentimiento persistente hacia tu bebé que tú probablemente deberías tratar.

Muestran desdén a través de aullidos o ladridos:
La primera señal indicadora de que tu mascota está descontenta con el nuevo miembro de la familia es su tendencia a aullar o ladrar cuando el bebé está cerca. Es una advertencia, esencialmente, recordándote que ellos estaban aquí primero. Según Petful, un perro se siente amenazado y podría morder si muestra sus dientes y expulsa un gruñido grave. Y según WebMD, tu gato se siente amenazado si arquea su espalda, aplana sus orejas o manipula su maullido.

Rechazan tu atención cuando el bebé está cerca:
Algunas mascotas pueden actuar castigándote, esencialmente. Tal vez te culpan por traer a esta persona ruidosa y necesitada a su espacio. Un estudio de 2013 encontró que entre el 50 y el 70% de los gatos vuelven la cabeza cuando escuchan al bebé y el 30% mueve las orejas. En otras palabras, tu gato definitivamente puede escucharte cuando llamas… simplemente te ignora y probablemente a propósito.

Se comportan mal o desaparecen:
Las mascotas actúan raro por muchas razones diferentes. Si te mudaste o hay un cambio en su horario normal, tu perro podría romper la basura, o tu gato podría rayar los muebles. También pueden esconderse más de lo normal o hasta irse de la casa.

Se lamen excesivamente:
Puede que no sea una “bandera roja”, pero cualquier mascota que esté constantemente acicalándose es probable que esté siendo alterada por algo. Si nada más ha cambiado, considera que todo ese baño es su manera de decirte “tu bebé es asqueroso y me estresa mucho”. Según Healthy Pets, el aseo excesivo puede ser un signo de ansiedad y estrés.

Sus hábitos alimenticios cambian:
Si bien los cambios en los hábitos alimenticios de tu mascota pueden ser una señal de una amplia variedad de problemas, desde alergias alimentarias a problemas metabólicos, según Animal Care Center, también puede ser un signo de estrés, especialmente si su apetito disminuye.

No se separan de ti:
De acuerdo con The Spruce Pets, los gatos mostrarán un “comportamiento de búsqueda de atención”, como maullidos fuertes o llanto, por motivos emocionales. Y aunque la adherencia repentina en un perro podría estar relacionada con la salud, de acuerdo con Puppy Leaks, también podría ser un signo de ansiedad por separación.

La llegada de un nuevo miembro de la familia es un gran ajuste para todos, mascotas incluidas. Pero hay maneras de apoyar a tu amigo peludo en esta transición, para que todos estén contentos.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin