Actualidad

¿Es verdad que las epidurales pueden producirte convulsiones después?

¡No creas todo lo que ves!

En los últimos años, la investigación ha encontrado que, si bien existen riesgos potenciales asociados con la epidural, también hay beneficios potenciales que son bastante sorprendentes. Hay un riesgo real de compromiso cerebral durante el curso de una epidural en forma de convulsiones, señaló la Universidad de Denver. Sin embargo, estas convulsiones son extremadamente raras, y no debes permitir que tu temor a este resultado evite que recibas el alivio del dolor que deseas.

En cuanto a los beneficios, hay una investigación significativa que respalda la idea de que las mujeres que reciben una epidural durante el parto tienen mejores resultados en cuanto a la depresión posparto, según un estudio publicado en Obstetric Anesthesia Digest.

El Dr. James Lozada, Anestesiólogo Obstétrico de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, explica: “La convulsión después de la epidural es extremadamente rara. Debe separarse de otras causas de convulsiones durante el embarazo, incluida la eclampsia”. Esto significa que es posible que el ataque no esté en la epidural en sí, sino como resultado de otro problema completamente diferente, como la presión arterial alta.

Por su parte, Lozada es completamente consciente de los riesgos, y no los ignora, sin embargo, dice: “Mi objetivo es ayudar a las mujeres a tener la experiencia laboral que elijan y garantizar la seguridad de ellas y de su bebé. El rápido progreso en el campo de la anestesia obstétrica durante los últimos 10 años ha permitido a los anestesiólogos ofrecer analgesia epidural que es segura, efectiva y proporciona el mejor método de control del dolor durante el trabajo de parto y el parto”.

Según Lozada, existen riesgos mínimos para tu cerebro por la administración de una epidural, pero aproximadamente 1 de cada 144 mujeres desarrollará algo conocido como PDPH o dolor de cabeza por punción posdural. Es una posible complicación que surge cuando hay una fuga de líquido cefalorraquídeo en la sangre después de la colocación epidural.

Para Lozada, “los síntomas más comunes son náuseas, vómitos y rigidez en el cuello”. Continúa señalando que “es peor al sentarse y pararse, y mejora al acostarse”. Afortunadamente, “este dolor de cabeza se resuelve en el 75% de las personas en un plazo de siete días, si no se trata” y existen intervenciones disponibles para tratarlo.

También hay algo que no escuchas tan a menudo, señala Lozada, y eso se llama deterioro epidural. “Después de colocar una epidural, calculo que siete de cada 10 mujeres se quedan dormidas. A veces se despiertan, sintiéndose mal por quedarse dormidas. Les digo que es el mejor momento para descansar un poco”, dice. Es probable que esto se deba al alivio rápido del dolor que hace que tu cuerpo se relaje y como un efecto secundario general de los medicamentos.

En cuanto a los beneficios, Lozada fue cautelosa en lo que respecta a los vínculos entre la depresión posparto, y señaló que “varios estudios sugieren que la analgesia del parto puede estar asociada con la depresión posparto reducida. Existe una clara asociación entre el dolor y la depresión en pacientes no obstétricos y puede deberse a la activación e interacción de las redes de dolor físico y psicológico, pero no se establece un vínculo claro”.

Si bien los riesgos son aterradores, son pocos. ¿Y el dolor? Los beneficios superan con creces los riesgos, incluso si el único beneficio es el alivio del dolor durante el parto. Ser educado sobre los riesgos sigue siendo importante y es bueno leerlo.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin