Actualidad

¿Cómo tu cuerpo sabe que debe producir leche en la lactancia?

¡Respondemos este misterio!

Como cualquiera que haya amamantado a un bebé puede decirte, a veces parece que tus senos tienen una mente propia. Como, por ejemplo, cuando la leche gotea por todas partes, o te despiertas con pechos duros como una roca después de que tu bebé duerme toda la noche. Y luego están los momentos en que tu cuerpo parece saber cuándo es hora de que tu bebé coma, mucho antes de llorar. Sí, tu cuerpo sabe cuándo amamantar.

Resulta que la lactancia en realidad es una biología bastante sorprendente y compleja en el trabajo, que involucra la comunicación entre tu cuerpo, tu bebé y tu cerebro. Según la enfermera de lactancia certificada, Joyce King, CNM, FNP, PhD, tu cuerpo comienza a prepararse para la lactancia incluso antes de que nazca tu bebé, produciendo hormonas que hacen que tus senos crezcan. Según la Clínica Mayo, una vez que entra tu leche, tu cuerpo debe producirla a demanda, por lo que cuanto más a menudo alimentes, más leche deberás producir.

Sin embargo, como explican los investigadores de la leche humana Sooyeon Lee y Shannon Kelleher en American Journal of Physiology – Endocrinology and Metabolism, la lactancia no es tan simple, biológicamente hablando. Tu capacidad de lactar y producir suficiente leche en realidad depende de una variedad de factores complejos.

Cuando piensas en amamantar, probablemente te centres en lo que sucede en tus senos. Según la Clínica Mayo, tu capacidad para producir leche materna depende en gran medida de la demanda, o sea, la frecuencia y cuánto amamantas o extraes leche materna de tus senos mediante el bombeo o extracción. Según BabyCenter, esta es la razón por la que tus senos pueden sentirse duros y llenos después de un descanso de tu bebé, si dejas de amamantar o cuando destetas a tu bebé.

Como King explica en el Journal of Midwifery and Women’s Health, tu cuerpo sabe cuándo es hora de amamantar debido a lo que está sucediendo en tu cerebro, no en tus senos. Comenzando durante el embarazo, tu cerebro produce una hormona llamada prolactina que hace que tus senos se preparen para el lactato. Ella agrega que hasta que des a luz y se elimine tu placenta, otras hormonas, la progesterona y el estrógeno, le dicen a tu cuerpo que aún no haga leche.

Según King, otros factores pueden influir en la capacidad de tu cuerpo para producir leche materna, incluyendo comer y beber bien, la capacidad de tu bebé para consumir leche e incluso la salud de la tiroides, estrés y producción de insulina. Por eso tu suministro de leche puede disminuir cuando estás abrumada y estresada. Según la Fundación Fed is Best, madres con trastornos de tiroides o diabetes corren mayor riesgo de retrasos en la llegada de su leche y suministro bajo.

Afortunadamente, tanto para las madres como para los bebés, una forma de ayudar a que tus senos hagan lo suyo es acurrucarse, según un artículo publicado en el Journal of Perinatal Education. El contacto piel con piel con tu bebé le indica al cerebro que produzca oxitocina, la hormona responsable de la eyección de la leche.

Ver a tu bebé, abrazarlo e incluso olfatearlo también puede desempeñar un papel en la liberación de oxitocina. El sitio web pumpingsecrets.com sugiere que intentes ver imágenes de tu bebé y llevar algo que huela a tu bebé, como una manta, para enviar mensajes cálidos y productores de leche a tu cerebro y a tus senos, durante cualquier sesión de extracción que pasas lejos del bebé.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin