Actualidad

Dolor abdominal en el embarazo: ¿qué significa y cuándo es grave?

Para que no te asustes de inmediato

Durante el embarazo, se esperan algunos calambres, pero puede ser desde incómodo hasta francamente doloroso, por no mencionar aterrador. Es por eso que cada futura mamá debe educarse sobre el dolor abdominal en esta etapa.

Especialmente al principio del embarazo, los calambres pueden ser desconcertantes por decir lo menos. Sin embargo, la mayoría de las veces, ese dolor abdominal no es nada grave y aquí hay algunas cosas por las que podría ocurrir.

De acuerdo con la American Pregnancy Association (APA), los calambres son una parte perfectamente normal de muchos embarazos. Que tiene sentido. Tu útero en crecimiento desplaza tus órganos y tus ligamentos se estiran para preparar tu cuerpo para la llegada del bebé. El dolor abdominal grave, es mucho más raro.

Pero aunque es poco común, es una buena idea estar al tanto de casos más graves de dolor abdominal. Al principio del embarazo, el embarazo ectópico y el aborto son una preocupación. También podría ser un signo de complicaciones en el embarazo, como parto prematuro, desprendimiento de la placenta o preeclampsia. Aunque no específicamente relacionado con el embarazo, las infecciones del tracto urinario, la apendicitis y los cálculos biliares pueden ocurrir simultáneamente con el embarazo y causar dolor abdominal.

También puedes agradecer a la hormona progesterona, la hormona del embarazo, por reducir la velocidad de tu tracto gastrointestinal. Lo que estás atribuyendo a los calambres podría ser una incomodidad intestinal. Come algo de fibra.

Si describes tu dolor como agudo y localizado en la parte inferior del abdomen o en la ingle, es posible que experimentes dolor de ligamentos redondos. Generalmente ocurre como un espasmo gracias a un ligamento pélvico que se ha estirado para acomodar tu útero en crecimiento. WebMD dice que el dolor del ligamento redondo es bastante típico en el segundo trimestre y, como resultado, se considera normal.

Si tu malestar se produce entre las semanas 13-28, tu bebé puede ser el culpable. No es sorprendente que lo sientas cuando tu bebé progresa del tamaño de un mango al de una lechuga. De hecho, del cuarto al sexto mes, tu bebé dobla la longitud y su peso… ¡tres veces más!

Una vez que hayas pasado la mitad del camino, lo que sientes en tu vientre podrían ser “contracciones de práctica”, también conocidas como Braxton-Hicks. En general, ocurren de manera irregular, y muchas mujeres embarazadas ni siquiera las notan. Pero para otras se sienten incómodas e incluso dolorosas.

Es importante diferenciar Braxton-Hicks de lo real. Según BabyCenter, si tienes menos de 37 semanas, debes llamar a tu doctor si tus contracciones se vuelven más regulares o frecuentes y se acompañan de otros signos de parto prematuro (por ejemplo, sangrado vaginal, presión, dolor de espalda, etc.).

Suponiendo que tu dolor abdominal es de la variedad normal, hay algunas cosas que puedes hacer para aliviarlo. Parents sugiere comer comidas pequeñas y frecuentes, beber mucha agua y descansar. BabyCenter recomienda ejercicios suaves o un baño o ducha caliente.

Para las contracciones de Braxton-Hicks específicamente, un cambio de posición (sentada a parada o viceversa) debería funcionar. Si no pasa, es una señal de que podrías estar en trabajo de parto.

Si, en algún momento, te preocupa la gravedad de sus calambres o tienes la sensación de que pueden ser anormales, no dudes en ponerte en contacto con tu médico. Si hay manchas de sangre, fiebre, dolor intenso o cualquier signo de trabajo de parto: llama.

Si no es nada, podrás descansar más tranquila sabiendo eso, y si hay algo más grave, estarás actuando a tiempo.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin