Actualidad

Darte baños calientes en el embarazo no afecta a tu bebé: estudio

Antes se creía eso

Resulta que los baños calientes son realmente seguros durante el embarazo, según una nueva investigación, a pesar de los consejos previos de que las mujeres embarazadas deben evitar el calor.

La Universidad de Exeter analizó los resultados de 12 estudios publicados hasta julio de 2017 para determinar la necesidad de que las mujeres eviten hacer ejercicio en el calor y se abstengan de usar saunas y baños calientes. La revisión del estudio, publicada en el British Journal of Sports Medicine  Online, informó las respuestas de la temperatura central de 347 mujeres embarazadas tras el estrés térmico, como resultado de la actividad física y el calentamiento pasivo, como sentarse en un baño caliente, según el Daily Mail.

Actualmente, los expertos recomiendan que las mujeres embarazadas eviten el sobrecalentamiento por preocupaciones que rodean el aumento de sus temperaturas centrales de unos 39 grados Celsius. Sin embargo, los investigadores encontraron que ninguna de las mujeres involucradas en realidad había excedido ese límite de temperatura central.

La temperatura central individual más alta que se informó fue de 38.9 grados Celsius, mientras que la temperatura más alta resultante del ejercicio en tierra fue de 38.3 grados Celsius y el ejercicio en agua fue de 37.5 grados Celsius. Las temperaturas reportadas para el baño de agua caliente fueron de 36.9 grados Celsius y 37.6 grados Celsius para la exposición a la sauna, de acuerdo con BMJ Online. Para ser lo más completos posible, los investigadores observaron a mujeres de todas las etapas del embarazo y sus respuestas se midieron en función de la intensidad y la duración de la actividad física, así como de la temperatura y humedad ambiental.

Teniendo en cuenta estos resultados, los investigadores recomiendan que las mujeres embarazadas puedan realizar de forma segura hasta 35 minutos de ejercicio aeróbico de alta intensidad, del 80 al 90% de su frecuencia cardíaca máxima y a temperaturas de hasta 25 grados Celsius con una humedad relativa del 45%. Además, también pueden participar en aeróbicos acuáticos en temperaturas de agua entre 28.8 a 33.4 grados Celsius por hasta 45 minutos y sentarse en baños calientes o saunas calientes de hasta 70 grados Celsius por hasta 20 minutos, sin importar dónde estén en su embarazo, sin alcanzar la temperatura máxima.

El investigador principal del estudio, el Dr. Ollie Jay, de la Universidad de Sydney, dijo a HuffPost UK que el riesgo de exposición al calor es bajo, a pesar de los informes anteriores:

“Las pautas de salud para embarazadas indican unánimemente que la inmersión en agua caliente o el uso de la sauna deben restringirse debido al riesgo elevado de hipertermia materna y el consiguiente impacto potencial en el desarrollo fetal. Sin embargo, nuestros resultados sugieren que el riesgo de estrés por calor es bajo”.

Permanecer hidratada es más importante que nunca durante el embarazo, y la ingesta adicional de agua es necesaria durante los entrenamientos. Health recomienda que las mujeres beban una taza de agua antes, una taza después y una taza cada 20 minutos durante el entrenamiento. Además, debes evitar entrenamientos que requieren que te acuestes boca arriba o te levantes por mucho tiempo. Las madres también deben tener cuidado de no exagerar en el gimnasio o arriesgarse a perder el equilibrio.

En cuanto a los baños calientes o los de sauna, mantenerte dentro de los plazos recomendados (no más de 20 minutos) para la inmersión, evitará que el estrés por calor se convierta en un problema. Como siempre, si comienzas a sentirte mal, puede ser hora de abandonar la bañera. Pero fuera de eso… ¡dile hola al jacuzzi y a la tina caliente!

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin