Actualidad

Tu leche materna te puede indicar cuando tu bebé está enfermo

Puedes revisarla en época de infuenza

Si eres mamá lactante, probablemente el pediatra te dijo que lo mejor que puedes hacer cuando tu bebé está enfermo es seguir amamantando. Pero, ¿sabías que tu leche materna puede ser la primera señal de que su bebé está enfermo? En este caso con la situación de la influenza, tu leche podría indicarte que la padece.

Como confirmó un estudio en Pediatric Research, “los factores inmunológicos en la leche materna [pueden] cambiar en respuesta a la infección de los lactantes”.

Si tu leche materna se ve repentinamente como era justo después de que nació tu bebé, cuando estabas produciendo calostro denso en nutrientes (también conocido como “oro líquido”), podría ser una buena pista de que algo está sucediendo.

“No solo es posible, incluso es probable, que cuando una madre que está amamantando o su bebé y se enferma, la apariencia de la leche materna que se produce cambie”, Jamil Abdur-Rahman, MD, OB-GYN certificado por la junta y presidente de Obstetricia y ginecología en Vista East Medical Center en Waukegan, le dijo a SELF.

El doctor Abdur-Rahman continuó explicando que cada vez que un líquido corporal contiene una gran cantidad de glóbulos blancos, “asumirá un color amarillento”. Y como explica la Asociación Estadounidense del Embarazo en su sitio web, el calostro amarillento también tiene un alto contenido de proteínas, vitaminas liposolubles y minerales, todo lo que tu bebé necesitará para mantenerse fuerte y combatir la gripe.

Como resultado de investigaciones sobre cómo el cuerpo de la madre sabe cuándo está enfermo su bebé y cómo ajustar su leche en consecuencia, algunos científicos creen que las propiedades inmunoestimulantes de la leche materna pueden depender en parte del “retrolavado” (una mezcla de leche y saliva) que fluye hacia el seno cuando el bebé está amamantando, lo que provoca que el cuerpo de la madre “cree factores inmunológicos hechos por encargo que se devuelven al bebé con leche”, según informa Science News. A esto se le llama Teoría del retrolavado.

Dicho todo esto, si tu leche materna parece más teñida de narciso que de costumbre, pero tu bebé parece sentirse bien, no hay necesariamente ninguna razón para entrar en pánico. Y si no tienes el hábito de bombear, no es necesario que comiences solo para poder controlar el color de tu leche.

“Muchas madres nunca notarán cambios de color en la leche materna porque bombean con poca frecuencia o no lo hacen”, dijo la asesora certificada de lactancia Danielle Downs Spradlin, IBCLC.  “La leche bombeada más temprano en el día es a menudo más blanca y la leche bombeada a última hora de la tarde suele ser más amarilla”, agrega Spradlin.

“Los colorantes alimentarios en la dieta de la madre también pueden afectar el color de la leche. La leche no tiene que cambiar de color para tener una mayor concentración de ciertos factores de protección”.

Por lo tanto, no importa dónde caiga la leche materna en el espectro de color, puedes estar segura de que tu cuerpo está calibrando su valor nutricional para satisfacer las necesidades exactas de tu bebé en ese momento. Pero mientras que, no hay necesidad de enloquecer por un nuevo tono, estamos en temporada de influenza, por lo que si notas algo diferente, no estaría de más mantener los ojos abiertos para detectar otros posibles síntomas.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin