Actualidad

Fórmulas de continuidad mienten en sus etiquetas sobre su nutrición

Un estudio descubrió este suceso

Un estudio reciente encontró que las fórmulas para niños pequeños pueden no ser tan saludables como se publicitan. Las campañas de marketing engañosas se aprovechan de los padres que buscan proporcionar la mejor alimentación posible a sus hijos, con muchas etiquetas que hacen afirmaciones de salud que no son compatibles con la ciencia.

Los investigadores de la Universidad de NYU del Mundial de la Salud Pública y el Centro Rudd para Política Alimentaria y Obesidad de la Universidad de Connecticut, visitaron tiendas y evaluaron las etiquetas de varias fórmulas para niños pequeños y descubrieron que todas las marcas presentaban afirmaciones no respaldadas sobre la nutrición y los beneficios para la salud.

En un estudio publicado en la revista Preventive Medicine, estos investigadores examinaron cómo las políticas y regulaciones de los Estados Unidos, podrían mejorar la honestidad por parte de los fabricantes. Los investigadores creen que la orientación o los reglamentos de la Administración de Alimentos y Medicamentos podrían ayudar a garantizar que los bebés y niños pequeños obtengan la nutrición que necesitan.

La investigadora principal del estudio Jennifer L. Pomeranz, JD, MPH, que también es profesora asistente de la política y la gestión de la salud pública en la universidad de NYU de la salud pública mundial le dijo al equipo de noticias de la NYU que ninguna de las marcas que se evaluaron fueron completamente honestas en sus etiquetas:

“Todas las etiquetas de los productos hicieron afirmaciones relacionadas con la nutrición y la salud, y muchos hicieron recomendaciones de expertos que pueden llevar a los padres a creer que estos productos son necesarios y saludables. De hecho, no son recomendados por expertos en salud, ya que no hay evidencia de que sean nutricionalmente superiores a los alimentos saludables y la leche entera para los niños pequeños”.

El tipo de bebidas “niño” al que se hace referencia en el estudio son las comercializadas como para niños de 9 meses a 3 años de edad y vienen en dos tipos: las fórmulas de transición, tanto para bebés y niños pequeños, y leches niño de niños de 12 meses de edad y mayores.

A pesar de que se anuncia como nutritiva, Science Daily informó de que están “compuestos principalmente de leche en polvo, jarabe de maíz u otros edulcorantes añadidos, y aceite vegetal, y contienen más de sodio y menos proteínas que la leche de vaca”. La Organización Mundial de la Salud declaró que estas bebidas son “innecesarias” y “inadecuadas” y la Academia Americana de Médicos de Familia ha recomendado que los padres las cambien por leche de vaca y una dieta nutritiva.

Varias compañías de fórmulas han sido criticadas en los últimos años por una comercialización engañosa y una posible contaminación por salmonela, incluidos nombres como Nestlé y Lactalis.

Lucy Martinez Sullivan, directora ejecutiva de 1,000 Days, una organización sin fines de lucro dedicada a asegurar que los niños reciban una nutrición adecuada en sus primeros 1,000 días de vida, dijo que estas fórmulas mal etiquetadas demuestran que existe una necesidad real de normas de seguridad más estrictas para el bebé fórmula, así como una priorización de la salud infantil:

“Necesitamos responsabilizar a los fabricantes de fórmulas infantiles de la seguridad y calidad básicas de sus productos. Los padres deben poder confiar en que los productos que están comprando son seguros y satisfacen las necesidades nutricionales críticas de sus bebés. La infancia es un período de gran vulnerabilidad y es inaceptable que no haya una mayor supervisión de las compañías de fórmula para evitar que esto suceda”.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin