Actualidad

¿Qué pasa si te inducen el parto y aún así no nace tu bebé?

Todo puede pasar en el camino de la maternidad

El embarazo a menudo viene lleno de preocupaciones, principalmente en torno al trabajo de parto y el parto en sí. Hay muchas opciones cuando se trata de dar a luz y muchas mujeres pasan mucho tiempo decidiendo entre hospitales, centros de maternidad y partos en el hogar. Incluso hay una posibilidad de que no puedas elegir debido a complicaciones del embarazo o situaciones laborales de emergencia. Y, si te inducen por razones médicas. ¿Cómo se ve el proceso de inducción y para qué te debes preparar? O incluso, ¿qué sucede si te inducen y no pasa nada?

La Dra. Lakeisha Richardson, ginecóloga, dice que: “La mayoría de las inducciones pueden durar de 12 a 48 horas. Si una paciente es inducida y no tiene ningún cambio cervical después de un período específico de tiempo, se realizará una cesárea porque se considera una inducción fallida o una falla al progreso”.

Pero Richardson agrega que cuando inducen a una paciente para el parto, hay varios métodos diferentes disponibles para ayudarla. “Hay medicamentos, como Cytotec o Cervidil, que se usan para la maduración cervical o para ayudar a que el cuello uterino se ablande. Hay dispositivos mecánicos, como globos o laminarias, que ayudan a dilatar el cuello uterino”. Entonces, incluso si tu trabajo inducido parece ser lento, hay formas de intentar hacerlo funcionar.

Para algunas mujeres, inducir el trabajo de parto es la mejor manera de mantener a la madre y al bebé saludables, como lo señala The March of Dimes. Es posible que tu médico te recomiende inducir si tienes problemas médicos, complicaciones en el embarazo o si tu bebé tiene más de 42 semanas de gestación.

Tu médico puede comenzar quitándote las membranas (separando el saco amniótico de la pared del útero) o rompiendo tu agua (rompiendo el saco amniótico). Estos procedimientos pueden ser incómodos y puedes sufrir calambres. Pero ambos podrían impulsar el parto de una manera más natural que los medicamentos.

Si tu trabajo de parto debe ser inducido médicamente, se te puede dar un medicamento para madurar y adelgazar el cuello uterino. También podrías comenzar con una IV de oxitocina, utilizada por muchos médicos para inducir el parto. La pitocina es la forma artificial de la oxitocina, una hormona que tu cuerpo produce para ayudar a iniciar las contracciones, de acuerdo con The March of Dimes. La oxitocina puede alterar un poco tu estómago o hacer que tengas contracciones realmente fuertes, muy rápido. Si es posible, habla con tu médico de antemano para saber qué esperar y cómo prepararte.

Si tu cuerpo realmente no está listo para el trabajo de parto, existe la posibilidad de que la inducción no funcione y podrías ser enviada a casa, de acuerdo con Parents. O si tu fuente no se ha roto, podrían programare para cesárea debido al riesgo de infección. Las inducciones no son a menudo rápidas, especialmente con los primeros bebés, y debes estar preparada para trabajar durante al menos 24 horas. Debido a la naturaleza única de los partos y las entregas, no hay una forma real de saber qué esperar o cómo podría ser tu inducción. Puede tomar más de un día, o podrías tener un bebé en tus brazos dentro de las cuatro horas.

Estar preparada y tener conocimiento es una forma en que las mujeres encuentran la paz en el embarazo, que puede estar llena de tantas incógnitas.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin