Actualidad

¿Qué pasa en verdad cuando tu hijo usa chupones por mucho tiempo?

Hay mucha controversia al respecto

El uso del chupón es un tema complicado. Durante los últimos 15 años más o menos, el consenso general es que su uso reduce en gran medida el riesgo de mortalidad infantil causada por el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), como se señala en Scientific American. Sin embargo, también se dice que puede interrumpir la lactancia, según la Biblioteca Cochran o que en general arruinará los dientes de tu hijo, según la Asociación Dental Americana (ADA). Los chupones son uno de esos casos en los que se sostienen muchas verdades al mismo tiempo y corresponde a los padres evaluar los beneficios y las posibles consecuencias según lo consideren oportuno.

Hay mucha investigación sobre las consecuencias del uso prolongado de chupones, sin embargo, la única información real que se tiene sobre la dependencia del chupón a corto plazo es cómo podría disminuir la cantidad de tiempo que el bebé amamanta. Sin embargo, un estudio demostró que esta noción es falsa. El uso del chupón tiene poco o ningún efecto sobre la duración de la lactancia materna o qué tan exitoso es un bebé con la lactancia, según el estudio.

Hay mucha más investigación sobre cómo su uso afecta a tu bebé más adelante en la vida si lo usa durante un período prolongado de tiempo. Para la mayoría de los estudios, incluidos los completados por la ADA, eso significa de tres a cuatro años.

Una de las investigaciones más sorprendentes analiza cómo el uso prolongado de un chupón parece correlacionarse con el tabaquismo en la adolescencia y la adultez temprana, según un estudio europeo sobre la adicción. Nuevamente, es correlación, no causalidad, pero tiene sentido. Usemos un ejemplo. Alguien usó un chupón durante mucho tiempo y después de eso, comienza a morderse el pelo o las uñas. En la escuela, mastica lápices y plumas. A los 13 años, comienza a fumar. A los 21, puede dejar de fumar, pero cambia esa adicción por una nueva. Se trata de una obsesión oral y eso es lo que observó el estudio.

En cuanto a los dientes de tu hijo, el uso prolongado de chupones es hostil a la buena formación de la mandíbula y la dentición a medida que crecen sus dientes adultos, según la Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica (AADP). Pero eso es solo después de que tienen 4 años y en ese punto, hay aparatos que puedes emplear para impedir su uso.

En su mayor parte, según la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP), es una actividad tan segura que la recomiendan para prevenir las muertes de SIDS y evitar que los padres pierdan la cabeza cuando los niños no pueden calmarse. Así que no te sientas mal cuando te des cuenta de que has comprado nueve mil chupones. No estás sola y no estás lastimando a tu hijo.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin