Actualidad

¿Es malo el uso de aspiradores nasales en los bebés?

Muchas madres creen que son muy "agresivos"

Intentar consolar a un bebé con la nariz tapada es una de las cosas más frustrantes que puedes enfrentar como nueva madre. Naturalmente, un bebé que no puede respirar bien no puede comer ni dormir y lo peor es que no puedes darle un descongestionante de venta libre o una caja de pañuelos desechables. Las únicas opciones disponibles son las “peras” de goma o los aspiradores nasales. Pero, ¿estos utensilios son peligrosos o dañinos para el bebé?

En una palabra, no, pero hay formas adecuadas de usarlos, y no seguir el protocolo podría causar problemas. Rellenas de mugre o no, esas diminutas narices son, bueno, diminutas, y deben ser tratadas con cuidado. Ser demasiado agresiva puede provocar hemorragias nasales e hinchazón, ninguno de los cuales hará que tu bebé se sienta mucho mejor.

También hay un paso que puedes tomar antes de sacar el moco de tu bebé para ayudarlo a avanzar. “Lo mejor es usar solución salina antes de succionar para aflojar el moco”, dice la Dra. Tanya Altmann.

“Aspirar una nariz seca o con demasiada fuerza de succión puede irritar o dañar la delicada piel dentro de la nariz. Succionar demasiado también a veces puede causar más hinchazón e irritación y hacer que parezca que el bebé está más congestionado. Intente no succionar muchas veces al día. La solución salina nasal por sí sola está bien”.

Cuando debas usar aspiradores nasales, coloca a tu bebé sobre su espalda y aplica dos o tres gotas de solución salina en cada orificio nasal. Luego, después de apretar el bulbo para sacar todo el aire, inserta cuidadosamente la punta del aspirador en la fosa nasal de tu bebé y libera la presión (¡no penetres demasiado en la fosa nasal!)

Con un poco de suerte, se producirá un sonido fuerte (y denso) y se inyectará una corriente de moco en la bombilla. (También asegúrate de exprimir esa mucosidad en un pañuelo de papel antes de repetir el proceso en el otro lado.) Ten mucho cuidado con la distancia para colocar el aspirador en la fosa nasal de tu bebé para evitar una hemorragia nasal.

Suponiendo que estás utilizando aspiradores nasales de la manera correcta, la única otra cosa que debe preocuparte es limpiarla después de cada uso. Livestrong recomienda el siguiente proceso: sumerge el aspirador en un recipiente o fregadero lleno de agua caliente y jabón antibacteriano, luego exprime el aire y permite que absorba el agua. Aprieta la bombilla nuevamente y déjala secar.

Desafortunadamente, aparentemente no hay un método de esterilización que garantice que tu aspirador no termine infestado de toxinas en el interior. También podrías intentar comprar un modelo que se abra y se cierre (aunque algunos padres se quejan de que no succionan con la misma eficacia). O puedes reemplazar tu aspirador cada vez que tu bebé se enfríe, teniendo en cuenta que son relativamente baratos.

Básicamente usar aspiradores nasales para limpiar la nariz de tu bebé, no está mal. Sólo ten cuidado y lávalos bien. Recuerda, la temporada de resfriados y gripes puede parecer que nunca va a terminar, pero llegará el día en que tu bebé pueda volver a respirar con normalidad.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin