Actualidad

¿Es bueno dar un postre como premio para que los hijos coman bien?

Es la opción que más usamos como mamás

Como padre, es posible que hayas planeado exactamente cómo criarías a tus hijos, pero la mayoría de las veces, las cosas nunca salen como estaban planeadas. Terminas aprendiendo con prueba y error y si estás luchando para que tu melindroso pequeño termine sus comidas, puede encontrar que algunas cosas funcionan mejor que otras, incluido el uso de golosinas o postre como recompensa al final.  Pero, ¿es bueno dar este alimento final y dulce?

La experta en nutrición familiar, Maryann Jacobsen, MS, RD, autora de How To Raise A Mindful Eater, dice que no es una buena idea que los padres usen la comida como herramienta para controlar el comportamiento del niño porque los alimentos pueden atarse con las emociones y la alimentación puede ser problemática.

Ella dice que la investigación muestra que los niños recompensados ​​con comida son más propensos a comer emocionalmente, comer compulsivamente y hacer dieta más adelante en la infancia y como adultos. “Cuando los padres recompensan repetidamente a sus hijos con alimentos para comer saludablemente, llegan a valorar el postre más que el alimento saludable”.

Jill Castle, MS, RDN, experta en nutrición infantil, dietista y autora de Eat Like a Champion y Fearless Feeding, dice que recompensar a los niños por comer es una práctica frecuente, y a veces los padres pueden hacerlo sin pensar. Ella señala que aunque recompensar con postres hará que tus hijos coman alimentos que no les gustan, no necesariamente los ayudará a la larga. “Al hacer que los niños coman vegetales, una recompensa puede ser efectiva, pero usar una recompensa para hacer que a los niños les gusten las verduras puede tener un efecto negativo”.

Entonces, si recompensas a tu hijo con un postre que le guste, el único objetivo que logras es  que termine esa comida, sin disfrutarla realmente. Pero para algunos padres, especialmente los que luchan en cada comida para que sus hijos coman, incluso estos pequeños logros pueden parecer una hazaña. Pero en lugar de postre, es posible que desee pensar en otras opciones de recompensa. Castle dice que los investigadores están de acuerdo en que ofrecer postres como helado como recompensa por comer verduras no es el mejor método, puedes regalarles calcomanías o decirles elogios para alentarlos a comer y probar los alimentos.

Nadie quiere comer alimentos que simplemente no les gustan, incluidos los adultos, por lo que no debería ser difícil entender por qué los niños preferirán algunas comidas sobre otras. Castle dice que si quieres que los niños coman algo, debe gustarles. “Cuando te gusta algo, lo comerás por tu cuenta, sin recompensa y el gusto por lo que comes ayuda a tu nivel de satisfacción después de comer”.

Castle sugiere que hay muchas maneras de lograr que a un niño le gusten las verduras. La paciencia, las exposiciones repetidas y neutras, el modelado de roles y diversas mejoras de sabor y métodos de preparación pueden eventualmente llevar a tu hijo a comer comidas más saludables.

Si tu hijo se niega a comer ciertos alimentos, simplemente continúa mostrándole una gama más amplia de opciones de alimentos saludables. Presenta todas las comidas saludables que puedas y simplemente espera que una de ellas le agrade.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin