Actualidad

Dejar que tus hijos tomen ciertos riesgos es bueno para su salud

Los ayuda con la ansiedad y depresión

Es difícil ver a tus hijos intentar cosas que podrían dañarlos, ya sea trepar a un árbol o subir al juego más alto del parque. Pero como adultos, la mayoría de nosotros sabemos que tomar riesgos vale la pena la mayoría de las veces. También podría ser bueno para los niños, según un nuevo estudio que encontró que alentar a los niños a tomar riesgos ayuda a su salud mental más adelante en la vida. A saber, terminan con menos ansiedad en general.

Investigadores del Centro para la Salud Emocional de la Universidad de Macquarie y de la Universidad de Amsterdam y Reading encuestaron a más de 300 familias con niños en edad preescolar en los Países Bajos y Australia. Descubrieron que los padres con métodos altos de “comportamiento desafiante” tenían niños que tenían menos probabilidades de presentar síntomas de trastornos de ansiedad, según un comunicado publicado por las universidades.

Las conductas desafiantes de los padres o CPB, son definidas por los investigadores como cosas tales como darles “sustos” a los niños, participar en juegos rudos o dejarles perder un juego, así como alentarlos a practicar la afirmación social y entrar con confianza en situaciones desconocidas.

La mayoría de los padres puede pensar que sus hijos ya corren riesgos por el simple hecho de ser niños, pero hay formas de introducir este tipo de comportamientos de crianza en la vida cotidiana.

El estudio tiene algunas implicaciones, especialmente dado que la ansiedad está en aumento entre los niños y adolescentes. Según Psychology Today, alrededor del 25% de los niños de 13 a 18 años tienen un trastorno de ansiedad. Por supuesto, la ansiedad y la depresión se pueden tratar, pero si hay formas de disminuir la probabilidad de desarrollarlas a través del juego, mucho mejor, ¿no?

La profesora Jennie Hudson, directora del Centro de Salud Emocional de la Universidad Macquarie y coautora del estudio, dijo a MedicalXpress:

“Alrededor del 7% de los niños australianos entre las edades de cuatro y diecisiete años tienen un trastorno de ansiedad. El hecho es que realmente necesitamos aprender más sobre cómo podemos ayudar a las familias a reducir este porcentaje. Si bien investigaciones anteriores han demostrado que alentar los comportamientos de asunción de riesgos ayuda al desarrollo cognitivo, social y emocional, nuestro estudio muestra que este método de crianza también puede ayudar a reducir el riesgo de que los niños desarrollen un trastorno de ansiedad”.

Rebecca Lazarus de Macquarie University, otra coautora del estudio, dijo en un comunicado que descubrieron que las madres no mostraban diferencia en los métodos de CPB hacia sus hijos e hijas, pero que los padres exhibían más juegos bruscos con sus hijos que con sus hijas.

Eso significa que es más probable que se anime a los niños a correr un riesgo, posiblemente reduciendo sus posibilidades de desarrollar un trastorno de ansiedad más adelante en la vida, si los resultados de este estudio son correctos.

Sabemos que la forma en que socializamos niños y niñas puede enseñarles sobre los “roles de género”, especialmente si un padre le permite a un hijo jugar un poco rudo pero mantiene a su hija dentro para jugar cosas más leves. También podría estar conduciendo a síntomas de ansiedad más adelante, como sugiere esta investigación.

Entonces, obviamente, no dejes que tus hijos se lastimen a ellos mismos. Pero tal vez una caída aquí y allá no es tan malo para ellos después de todo.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin