Actualidad

¿Cómo usar correctamente las peras saca mocos?

Son más sencillas de lo que parecen

A nadie le gusta la temporada de gripe y resfriado, pero esta época del año puede ser especialmente difícil para los padres con bebés. La congestión nunca es cómoda, pero los bebés tienen un momento particularmente difícil tratando de respirar cuando están tapados; después de todo, no tienen las habilidades motoras para expulsar toda esa basura a un pañuelo. Y depende de ti despejar el camino, por lo que tal vez te preguntes cómo usar correctamente las “peras” o aspirador nasal en tu bebé.

Si diste a luz en un hospital, lo más probable es que te envíen a tu hogar con una (o más) de esas peras clásicas o al menos recibas una en tu baby shower. Para una nueva mamá, estos dispositivos pueden ser intimidantes por decir lo menos. Sin embargo, por bárbaros que parezcan, las peras funcionan una vez que las dominas, pero no son la única forma de desatascar las pobres fosas nasales de tu pequeño.

La forma en que usas una pera depende del tipo de congestión que tu bebé esté experimentando. La mayoría de los pediatras recomiendan comenzar el proceso con unas gotas de solución salina para que sea más fácil extraer la mucosa.

“Recomiendo usar una o dos gotas de solución salina nasal o leche materna en cada orificio nasal para aflojar el moco”, dice la Dra. Tanya Altmann.

Si estás haciendo lo mismo con la solución salina/leche materna, acuesta a tu bebé sobre su espalda y vierte de 2 a 3 gotas de solución salina en cada orificio nasal. A continuación, aprieta la pera para sacar todo el aire, luego (¡aún apretando!), inserta suavemente la punta del aspirador en la fosa nasal de tu bebé (¡no muy hacia arriba!) y libera la presión.

Cuando hayas terminado con una fosa nasal, retira el aspirador y apuntando la punta hacia un pañuelo desechable, aprieta la bombilla nuevamente para liberar la suciedad. Repite el proceso con la otra fosa nasal.

La Dra. Altmann recomienda usar un aspirador no más de unas pocas veces al día para evitar irritar los conductos nasales de tu bebé. (Con un poco de suerte, su resfriado no durará más de una semana más o menos.) Entre las succiones, hay otros métodos de deshecho que puedes probar, como llevarlo al baño y hacer una ducha de agua caliente (el vapor puede ayudar a aflojar el moco) y hacer funcionar un humidificador de aire frío (el calor seco en el interior puede empeorar las narices tapadas).

Otra opción es levantar ligeramente la cabeza de tu bebé colocando una toalla doblada debajo de la cabecera del colchón de la cuna (nunca coloques una almohada directamente debajo de su cabeza, ya que esto puede aumentar el riesgo de SIDS).

Volviendo a las peras, después de un día o dos probablemente te preguntes cuántos gérmenes esconden. Es por eso que es importante darle una limpieza adecuada después de cada uso, como se describe en Livestrong: Primero, coloca el aspirador en un recipiente o fregadero lleno de agua caliente y jabón antibacteriano, luego exprime el aire y permite que absorba el agua. Aprieta la bombilla de nuevo y deja que se seque.

En cuanto a lo que tu bebé pensará de este proceso, es posible que se sorprenda. Algunos pequeños en realidad lo encuentran divertido, mientras que otros se sienten claramente aliviados. Y, por supuesto, algunos bebés realmente lo odian. ¡Pero definitivamente disfrutarán poder respirar con calma después!

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin