Actualidad

Alimentos y bebidas que te conviene moderar cuando estás amamantando

No las evites, sólo cuida su consumo

De acuerdo con expertos, para mantenerte saludable durante la lactancia es importante seguir una dieta equilibrada. Sin embargo, en realidad hay muy pocos alimentos que debes comer menos o evitar mientras estás amamantando. Anne Smith, una Consultora de Lactancia Certificada por la Junta Internacional (IBCLC), está de acuerdo.

De acuerdo con su sitio web Breastfeeding Basics, mientras que muchas madres creen que los alimentos que comen afectan el comportamiento o la salud de sus bebés, probablemente no sea el caso. Si bien es cierto que algunos bebés pueden reaccionar a los alimentos que comen sus madres, debido a las alergias y las intolerancias, según BabyCenter esto es bastante raro. Como siempre, debes consultar a un médico antes de intentar diagnosticar un problema de salud en tu bebé o intentar una dieta especial mientras amamantas.

Así que, sí, mientras está amamantando, lo más probable es que puedas continuar comiendo y bebiendo lo que quieras, con algunas advertencias, como estas:

Según What to Expect, una bebida alcohólica o dos está bien cuando estás amamantando. El sitio recomendó que amamantes antes de beber, por lo que puedes permitir que tu cuerpo metabolice el alcohol antes de la próxima alimentación de tu bebé. También se recomienda que limites tu consumo de alcohol a unos tragos a la semana.

Contrario a la creencia popular, no es necesario “extraer y tirar” la leche materna después de beber. De acuerdo con Slate, a medida que tu cuerpo metaboliza el alcohol, el nivel en la leche materna disminuirá. Sin embargo, debes asegurarte de que estés lo suficientemente sobria como para sostener y alimentar a tu bebé de manera segura.

También algo de cafeína con moderación está bien para las mamás que amamantan. Lo cual es increíble, porque la cafeína es necesaria para muchas que están privadas de sueño. Sin embargo, y de acuerdo con BabyCenter, debido a que la cafeína se transfiere a tu bebé en la leche materna, un exceso puede hacerlos quisquillosos o interferir con su sueño.

Según What To Expect, solo alrededor del 3% de los bebés tienen alergia o intolerancia a la leche de vaca. Algunos también son intolerantes a la leche y la soya, lo que se conoce como Intolerancia a la Proteína de Soya Milosa (MSPI). Los síntomas pueden incluir vómitos, diarrea, sangre o mucosidad en las heces, molestias y poco aumento de peso.

De acuerdo con el sitio web GIKids.org, una mamá que amamanta puede elegir eliminar completamente los alimentos que contienen lácteos y soya de su dieta, y/o alimentar a su bebé con una fórmula hipoalergénica. Según BabyCenter, antes de eliminar los alimentos de tu dieta, debes consultar a tu médico para asegurarte de que estás recibiendo una nutrición adecuada.

Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, las madres que amamantan deben evitar algunos pescados, incluidos el tiburón, el pez espada, la caballa gigante y el blanquillo, porque contienen altos niveles de mercurio, que pueden ser perjudiciales para el bebé y tú. Las madres que amamantan también deberían limitar su consumo de atún.

Si no comes pescado, expertos recomiendan agregar un suplemento de ácido docosahexaenoico (DHA) además de tu vitamina prenatal para ácidos grasos omega-3.

El mismo Departamento de Agricultura, dice que las madres que amamantan tienen requisitos dietéticos adicionales cuando se trata de vitaminas y minerales. Recomiendan que consuman alimentos ricos en calcio, como leche, yogur y queso. Sin embargo, cuando se trata de lácteos, hay que medirse. Según BabyCenter, demasiados lácteos pueden provocar un bebé inquieto y gaseoso, por lo que es mejor limitar su ingesta a tres porciones al día.

Finalmente, las madres que amamantan pueden considerar evitar los remedios herbales y los tés. Debido a que no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos, es mejor no arriesgarte a comer o beber algo que pueda dañar a tu bebé o a ti.

Mientras que algunos tés y suplementos herbarios se comercializan a mujeres amamantando como formas de aumentar su suministro de leche materna, vale la pena señalar que una investigación publicada en el Journal of Human Lactation no encontró ninguna evidencia de que los remedios herbales sean eficaces para aumentar el suministro o para uso de mujeres lactantes.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin