Actualidad

Alimentos que producen gases en bebés que toman pecho

¿O de verdad lo que comes influye tanto?

Cuando los bebés alimentados con leche materna empiezan a mostrar signos de malestar abdominal, ya sea llorando, retorciéndose o simplemente sin poderse calmar, puedes comenzar a preguntarte si el problema eres tú. O, más específicamente, tu leche materna. Cuando tu bebé tiene gases, ¿eso significa que debes comenzar una dieta de eliminación blanda para determinar al culpable? ¿Qué alimentos causan que los bebés amamantados tengan gases?

Resulta que no existe una lista de alimentos que los expertos recomiendan que eviten todas las madres durante la lactancia. Como se explica en el sitio web de la Clínica Mayo, mientras que algunas mujeres que amamantan insisten en que evitar ciertos alimentos picantes o gaseosos ayuda a aliviar el gas en sus bebés, esta afirmación no ha sido confirmada por la investigación. El sitio web, KellyMom, hizo eco de esta afirmación cuando informaron lo siguiente: “La idea de que ciertos alimentos en la dieta de cualquier madre causarán gases en su bebé es increíblemente persistente, pero no se basa en la investigación”.

La verdad maloliente es que el gas es una función corporal normal en los bebés. Tiene sentido, especialmente cuando se piensa en el hecho de que, como lo señala el sitio web BabyCenter, los bebés en los primeros tres meses de vida aún no tienen intestinos completamente maduros. Y los bebés pueden tragar mucho aire cuando están amamantando o bebiendo de un biberón. Como la consultora de lactancia, Jan Barger escribe en BabyCenter:

“El gas es simplemente una parte de cómo funciona el proceso digestivo, y todos, bebés, niños y adultos lo padecen. Los bebés son simplemente menos educados al respecto …”.

De acuerdo con Barger, los alimentos gaseosos o picantes solo causarán una reacción local en tu tracto gastrointestinal (es decir, gas en tu cuerpo) y no afectarán tu leche.

Un estudio de 2017 publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina (USNLM) del Instituto Nacional de Salud (NIH) examinó la restricción de alimentos en las madres que amamantan y su efecto sobre la salud infantil. El estudio indicó que cuando las madres consumieron alimentos que posiblemente causaron gases en los intestinos de la madre (brócoli, coliflor, repollo), la fibra y el gas no pasaron a la leche materna. Y tal vez aún más interesante, cuando las madres comieron alimentos que posiblemente podrían haber tenido la capacidad de cambiar el sabor de la leche materna (como el ajo), los alimentos por lo general no hacían que el bebé se pusiera más nervioso. El estudio concluyó que la mayoría de las restricciones alimenticias que las madres se imponen a sí mismas en la lactancia, son innecesarias.

Algunos bebés, sin embargo, tienen alergias a los alimentos, pero esto es diferente de la sensibilidad a los alimentos, como el gas. Estadísticamente hablando, como lo señala el sitio web Healthy Children, es raro que los bebés presenten alergias alimentarias a la leche materna. El sitio web explica que muy pocos bebés desarrollan alergias alimentarias, como asma o erupciones, en reacción a la leche materna de su madre.

Como afirma Healthy Children, solo dos o tres de cada 100 bebés alimentados exclusivamente con leche materna muestran signos de reacción alérgica a la leche materna. Cuando este es el caso, las reacciones suelen ser a la leche de vaca presente en la leche materna (si ingieres productos de leche de vaca como el yogur, el pudín, el helado o el queso). Los tipos de signos que buscarías si tu bebé tuviera una reacción alérgica a la presencia de leche de vaca en tu dieta, pueden incluir malestar abdominal, eccema o urticaria, vómitos, diarrea intensa o dificultad para respirar que dura hasta varias horas después de amamantar.

No hay ninguna razón, por supuesto, para no hacer tu propia “investigación” si sospechas que tu dieta podría estar afectando la barriga de tu bebé. La Clínica Mayo sugiere mantener un diario de alimentos por hasta una semana y anotar cómo cada comida parece estar afectando el comportamiento de tu bebé.

Algunos alimentos que sugieren eliminar esa semana son alimentos hechos con leche de vaca, cacahuates, soya, trigo, huevos, maíz y cualquier comida picante o gaseosa (por ejemplo, cebolla, repollo, ajo, coliflor, brócoli, pepinos y pimientos). Healthy Children explica que si los síntomas de tu bebé continúan o duran por períodos prolongados, incluso después de que eliminaste la posible activación de alimentos, es posible que tenga cólicos y no sensibilidad a los alimentos. Esa posibilidad definitivamente debe discutirse con su pediatra.

¿Y qué puedes hacer para ayudar a consolar a tu bebé gaseoso? Eructos frecuentes, por supuesto, ayudan con el gas. BabyCenter aconseja apoyar al bebé para que lo hagas eructar cuando cambie de costado mientras amamanta o cada pocos minutos cuando se alimenta con biberón.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin