Actualidad

A veces es bueno discutir con tu pareja frente a sus hijos

Pero hay ciertas condiciones

La mayoría de los padres han leído las típicas enseñanzas sobre no discutir frente a sus hijos: es un gran no. En la mayoría de los casos, por una buena razón. Porque los niños quieren sentirse seguros y protegidos más que nada en este mundo y ver a sus padres discutir podría ciertamente hacerles sentir como si la seguridad estuviera amenazada. Pero tal vez es la forma en que los padres discuten, y no el acto en sí, lo que debe tenerse en cuenta.

Un artículo reciente en The New York Times del autor Adam Grant argumentó que está bien “luchar” frente a tus hijos, siempre y cuando tengas cuidado con la forma en que interactúas. (Es importante notar aquí que la mayoría de los usos de la palabra “pelea” en realidad significan estar en desacuerdo o discutir y NO incluyen el abuso físico).

De acuerdo con Grant, un profesor de psicología en la Universidad de Wharton, los niños y jóvenes necesitan aprender cómo argumentar de manera efectiva utilizando un “desacuerdo reflexivo”. Grant señaló un estudio de 2009 realizado por la Universidad de Notre Dame que analizó cómo la resolución de conflictos afectó a las 235 familias con niños de entre cinco y siete años que participaron en el estudio. Como Grant escribió en un artículo para The New York Times:

“Los niños necesitan aprender el valor del desacuerdo reflexivo. Lamentablemente, muchos padres enseñan a los niños que si no están de acuerdo con alguien, es educado contener la lengua. Basura. ¿Qué pasa si les enseñamos a los niños que el silencio es de mala educación? No respeta la capacidad de la otra persona para tener un argumento civil y no respeta el valor de su propio punto de vista y su propia voz. Es un signo de respeto preocuparse lo suficiente por la opinión de alguien que está dispuesto a desafiarlo”.

Cuando los padres ocultan sus conflictos cotidianos y desacuerdos (que obviamente son completamente normales para las personas que viven en el mismo hogar) de sus hijos, no les están dando ejemplos útiles de resolución de conflictos.

Por supuesto, la forma en que los padres discuten hace toda la diferencia en el mundo. El Dr. Gordon Harold, de la Universidad de Cardiff, dijo a Good Morning America que los padres deben evitar discutir de una manera que haga que un niño sienta que su estabilidad emocional se ve amenazada. Cardiff señala un estudio de tres años publicado en mayo que siguió la pista de 300 familias para analizar la forma en que el conflicto entre los padres afectaba a los niños. El Dr. Harold descubrió que los niños observados en el estudio sufrían viendo a los padres pelear de una manera menos que productiva.

“Cuando los niños se ven amenazados a nivel emocional, muestran un aumento en los síntomas negativos, como depresión, ansiedad, agresión y hostilidad”.

Los peores tipos de desacuerdos y peleas para que los niños vean, de acuerdo con la investigación del Dr. Harold, involucraron peleas verbales intensas o agresivas, altercados físicos, insultos y el “tratamiento silencioso”, todos los cuales tienden a ser formas ineficaces o abusivas de discutir:

“Los argumentos que se abordan con eficacia y que se llevan a cabo con calma y muestran mensajes claros de negociación y resolución tienen implicaciones positivas para los niños”.

Las observaciones de Adam Grant respaldan el concepto de que argumentar “bien” frente a tus hijos es realmente saludable para su desarrollo. Les ayuda a aprender a ser tolerantes con otras opiniones, a aprender a argumentar de manera efectiva y también a comprender que el desacuerdo o la discusión con alguien no tiene que sentirse como el fin del mundo, según el artículo de Grant en The New York.

También podemos ayudar teniendo desacuerdos abiertamente frente a nuestros hijos. La mayoría de los padres ocultan sus conflictos: quieren presentar un frente unido y no quieren que los niños se preocupen. Pero cuando los padres no están de acuerdo, los niños aprenden a pensar por sí mismos. Descubren que ninguna autoridad tiene el monopolio de la verdad. Se vuelven más tolerantes con la ambigüedad. En lugar de conformarse con las opiniones de los demás, confían en su propio juicio independiente.

Grant ofrece cuatro consejos sobre las mejores formas de discutir en frente de tus hijos:

  • No discutas tanto como el debate, que puede ser menos acalorado y menos personal.
  • Discute como si estuvieras en lo cierto, pero escucha como si estuvieras equivocado.
  • Da una interpretación respetuosa de la perspectiva de la otra persona.
  • Admite que estuviste de acuerdo con ciertos puntos y que aprendiste de ellos.

La revista Parents ofreció algunos consejos más sobre cómo evitar que los niños se sientan emocionalmente amenazados durante una discusión.

  • No los uses como árbitro.
  • No te preocupes por el comportamiento que tienes entre manos, en lugar de la persona en general.
  • No intentes “ganar”, tanto como resolver.
  • Presta mucha atención a los posibles signos de estrés en tu hijo. Cada niño reaccionará de manera diferente; algunos podrían retirarse, algunos podrían volverse más agresivos y hostiles. Si ves estas señales, podría ser el momento de cerrar la discusión.

Al final del día, si tus hijos te ven y a tu pareja tener un debate saludable y llegando a una resolución, les enseñarás que escuchar a los demás es algo positivo y que hablar por ellos mismos de una manera respetuosa siempre es una buena elección.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.
Free Events Calendar Plugin