Actualidad

Sexo en el embarazo. ¿Se puede?

Te decimos si se vale o mejor conviene aguantarte

Sexo en el embarazo

En algún momento, cada pareja que espera un hijo se pregunta cómo el embarazo afectará su vida sexual. ¿Tendrán tanto sexo en este estado como antes? ¿Afectará al bebé?

Muchas veces como embarazadas perdemos interés en tener relaciones, pero hay otros casos donde las mujeres se sienten más sexis que nunca y para otras es el momento de aprovechar que puedes tener sexo sin preocuparte de nada.

Para que estés mejor informada, te mostramos lo que pasa en cada trimestre de esta etapa:

Primer trimestre

Muchas (no todas), mujeres embarazadas encuentran que su deseo sexual disminuye en este periodo: agotadas, con náuseas  y senos adoloridos para pensar en sexo. Un estudio demuestra que el 54% de mujeres embarazadas experimentan deseo disminuido durante el primer trimestre. No te preocupes, es muy probable que tu interés se recupere en pocas semanas.

Segundo trimestre

Para muchas mujeres, esta es la época dorada del embarazo, particularmente cuando se trata de sexo. La fatiga y las náuseas se fueron y pueden sentirse sensuales de nuevo. Físicamente, el clítoris y la vagina crecen por el aumento del volumen sanguíneo, lo que puede acrecentar el placer. De hecho, muchas mujeres se vuelven multiorgásmicas por primera vez durante este trimestre.

Sin embargo, es aquí cuando los papás pueden sentirse inhibidos por miedo de lastimar al bebé o que éste se percate de la actividad sexual, cuando la realidad es que sólo en embarazos de alto riesgo, esto puede suceder.

Tercer trimestre

Hacia el final de este último trimestre, muchas parejas experimentan una caída en la actividad sexual. El grosor del vientre de la mujer embarazada dificulta hacer el amor, excepto en algunas posiciones “creativas”. Aún así, muchos siguen disfrutando de las relaciones hasta el final.

Pero, ¿puede el sexo en esta etapa provocar un parto prematuro? Un estudio reciente realizado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos muestra que el coito después de las 29 semanas no aumenta el riesgo de una mujer para el trabajo de parto prematuro, siempre y cuando el embarazo sea normal.

Redacción

Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.

Free Events Calendar Plugin