Actualidad

Síntomas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad en Niños

deficit de atencion

Conocido como TDAH, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es de carácter neurobiológico originado en la infancia e implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad o impulsividad, en ocasiones se asocia con otros trastornos comórbidos, el diagnóstico es más complicado, ya que la respuesta al tratamiento puede ser menor de acuerdo a la American Psychiatric Association.

Es necesario que el diagnóstico de TDAH sea evaluado y tratado desde que son pequeños, pero ¿cómo nos damos cuenta de que nuestro hijo tiene este trastorno? De acuerdo al ‘Trastorno por déficit de atención con hiperactividad’ de Ramos-Quiroga, Bosch, Castells, Morais Nogueira, García-Giménez y Casas Balagué, hay 3 síntomas nucleares que debemos detectar:

  1. Hiperactividad: Puede aparecer en diferentes etapas de la vida, pero son iguales en niños y adultos, la cual se caracteriza por:
  • Moverse en los momentos que no son adecuados.
  • No permanece quieto.
  • Habla mucho.
  • Hace ruido, incluso cuando se trata de actividades tranquilas.
  • Le cuesta trabajo relajarse.
  • No termina una actividad e inicia otra.
  • No es constante en sus tareas.

2. Déficit de atención: Este es mucho más difícil de distinguir cuando eres pequeño, pero suele aparecer en la etapa escolar y persiste o se hace evidente de forma significativa cuando eres adulto, estas son algunas de sus características:

  • Le cuesta mantener atención durante un tiempo prolongado.
  • No presta atención a los detalles.
  • Suele terminar las tareas con dificultad o no las termina.
  • No escucha la mayor parte de las veces, o le cuesta seguir órdenes e instrucciones.
  • Sus tareas y actividades son desorganizadas.
  • Olvida o pierde objetos.
  • Se distrae fácilmente.
  • Evita realizar actividades de gran dificultad.
  • Cambia de conversación.

3. Impulsividad: Es el síntoma que menos se presenta en el TDAH, el niño o adulto puede ponerse en situaciones conflictivas y puede estar en peligro, sus características:

  • Impaciente.
  • No pueden esperar su turno.
  • No piensa antes de actuar.
  • Suele interrumpir a las demás personas.
  • Sus respuestas son prepotentes, generalmente son espontáneas y dominantes.
  • Le gusta tocar todo lo que está a su alrededor.
  • Pelea o tiene conflictos con los adultos.

Es necesario acudir con un especialista que logre canalizar bien a tu hijo, ya que si lo dejas pasar puede que ni el tiempo ni tu paciencia sean suficientes para poder entablar una relación de calidad con el menor.

Redacción
Somos una comunidad de mamás para mamás. Una plataforma que permite que mamás se conecten para intercambiar ideas, consejos y experiencias que sirvan como guía y apoyo en el proceso de maternidad.

Comentarios

Free Events Calendar Plugin